Los casting de Gran Hermano en tantas ediciones han sido de lo más variado y hemos tenido practicamente de todo. El de este año en un primer momento no parecía muy variado a excepción sobre todo del chino Han y quizás Maite una madre que parecía que podía dar juego.

Dicho y hecho, la navarra no ha defraudado e incluso quizás se está excediendo en su paso por la casa de Gran Hermano. Al principio nos dio la tabarra con su sobreactuación en el papel de hacer creer a la casa que era la madre de Suso.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Puede ser que incluso tanto insistir en ello haya causado las sospechas de un sector importante de concursantes.

Maite sorprendió esta pasada noche cuando harta de que no se pudiera descansar se enfrentara con media casa y parte de la otra hasta el punto de llamarles ovejas.

Situación incómoda para un Suso que ciertamente no sabía donde meterse. No nos olvidamos de una Sofía que si que es la verdadera hija y es testigo mudo del comportamiento de su madre.

Si alguien por el momento está llamando la atención es Maite no solo por esta manera de comportarse sino por las maneras y el poco recato a la hora de actuar. Desde las redes sociales se hace alusión a sus ya famosas "bragas" que se le ven más de lo normal. Hasta graciosas capturas hay del pobre Suso no pudiendo evitar verlas mientras la navarra gesticula...

Ayer se pudo ver a Maite muy cercana a Aritz preguntándole por muchas cosas de su vida e incluso se lanzaron a hablar un poco en euskera, un nuevo apoyo parecía encontrar que después de la bronca de esta pasada noche piensa que quizás tenga un trastorno de personalidad por su extraño comportamiento.

Vídeos destacados del día

Parece que si el público ya tenía una favorita por su comportamiento sobreactuado, ahora tiene más razones e incluso se quiera o no tendrá a una gran parte de la casa en su contra. Mención a parte el papel que tiene su hija Sofía que va a tener que soportar las habladurías sobre su madre sin poder defender a su progenitora. La casa ya empieza a carburar y parece que la paz ha durado escasas horas.