Siguen pasando los días y tenemos a Maite como favorita cara a ser la primera expulsada.

La pregunta que muchos se hacen es ¿tiene alguna posibilidad la navarra de no ser la primera en salir de la casa? pues la respuesta la tendremos obviamente el jueves pero la realidad es que son muy pocas las posibilidades.

El público suele huir de las personas problemáticas de la casa de Gran Hermano y encima en el caso de Maite no ha dejado vislumbrar ninguna debilidad o arrepentimiento que pudiese hacer que la audiencia dejara de centrarse en ella como principal objetivo de sus votos. No hay que olvidar que sus rivales tienen bastante menos fuerza mediática que ella.

Sofía su hija, tiene carácter pero como hemos podido ver en los últimos días con Suso, no deja de ser una chica de 19 años que tiene todavía mucho que madurar. Raquel es una enemiga para madre e hija pero por el momento no ha demostrado ser un rival cara a ser nominado de nivel y la audiencia tampoco tiene una animadversión tan grande como con Maite.

Otro punto que también tiene en su contra es que no tiene ninguna relación de enamoramiento o amor que pudiera hacer dudar a la audiencia, sus rivales, en este caso Sofía y Raquel si que tienen flirteos e incluso parecen luchar por un mismo hombre. Por lo tanto Maite lo tiene complicado para mantenerse en una casa de la que ha sido protagonista día sí y día también.

Este tipo de concursantes suelen ser un filón para el concurso y la audiencia pero todo lo buenos que son para el desarrollo del programa no redunda en ellos que acostumbran a terminar su paso por estos concursos más pronto de lo que la dirección y guionistas quisieran.

Vídeos destacados del día

Al final si marcha la navarra la casa ganará en traquilidad pero puede perder a un concursante que ha dado mucho y buen juego en estas dos primeras semanas de concurso.

La audiencia manda y tiene en su poder el voto, salvo una hecatombe de Sofía o Raquel que será complicado que se produzca parece todo encaminado a que Gran Hermano casi ya tiene rotulado el nombre de su primer expulsado.