Maite pasará a la historia como la primera persona que salió en esta presente edición de Gran Hermano. Eso siendo estricamente exactos con los acontecimientos, aunque la primera persona que "pierde" en el concurso a veces no solo no es la que más pierde sino que incluso puede ser de las que más ganen.

Sabedora de que su manera de ser y su carácter causan gran polémica, no solo sigue en sus trece sino que no tiene reparos en demostrar que está libre de todo tipo ataduras en lo que a su vida personal se refiere. No mucha gente es capaz de hablar así en televisión y hace bien en aprovecharlo.

Ayer en el debate como anteriormente decíamos, no se arrepintió para nada de su paso por la casa e incluso metió más leña al fuego, la navarra dijo que ha compartido hombres con su hija, algo desde luego que no es del todo normal.

Lo mismo que su visión de "usar y tirar" acerca de los hombres que una Carmen Alcayde especialmente beligerante censuró, para ella ha sido la más machista de la casa.

¿Su comportamiento beneficia a su hija en su paso por el concurso o le perjudica? pues parece que por el momento no tiene efectos perjudiciales para una Sofía que quizás no gane este Gran Hermano pero que de momento ya superó una nominación y no tiene visos de ser la expulsada ya que hay otros concursantes que tienen más números para ser los segundos en salir.

El programa sigue avanzando y algunos que parecían víctimas llevan camino de ser el peor de los verdugos como es el caso de un Suso que parece estar resultando ser mejor concursante de lo que parecía, aunque la audiencia suele castigar comportamientos de falsedad como los que está teniendo este concursante.

Vídeos destacados del día

Esto beneficia a la anteriormente mencionada Sofía que una vez estando fuera de su madre parece perder un poco de protagonismo y que deja a Raquel como una de las concursantes menos queridas en la casa y por la audiencia.

Veremos a ver que nos depara el concurso que tiene su siguiente parada en el martes, donde quizás se puedan ir esclareciendo los numerosos frentes abiertos que hay en la casa.