Para bien o para mal, todos hemos visto videos de Maite Galeano durante su paso por el reality de Telecinco, Gran Hermano 16, incluso los que no somos seguidores del programa. Maite se lleva el mérito de este año de ser la primera expulsada del reality aunque las votaciones no han terminado de decidirse hasta la emisión de un video en la gala, donde Mercedes Milá llegó a insinuar que, si no salía, el programa tomaría medidas para suavizar su comportamiento en el caso de repetirse algunas cosas.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

A pesar de que la mayoría de comentarios en Twitter destacaban que se pierde una gran concursante, el público la ha sacado de la casa por su comportamiento, haciendo un papel o no, totalmente desproporcionado.

Dos semanas han bastado para que casi la totalidad de los concursantes hayan intentado evitarla y cambiarse de sitio cuando ella aparecía en escena.

La llegada de Maite al plató no defrauda

A la hora de la entrevista, la concursante de Pamplona entró en plató como si hubiera ganado el primer premio, manos en alto y gritando que se encanta a sí misma. Mercedes Milá intentó ponerle los pies en el suelo con un serio ‘como compañera de casa eres un cero a la izquiera’, a lo que Maite contestó que le han hecho la vida imposible todos los niñatos que hay en la casa, visión muy alejada de lo que opinan compañeros y público.

Muy al estilo de Aída Nízar, de la que nunca más se supo nada en un plató de Gran Hermano por cierto, Maite habló de sí misma en tercera persona durante toda la entrevista con gritos de 'me encanto' y respondiendo a los aplausos del público con los brazos en alto y pulgares hacia arriba.

Vídeos destacados del día

Además, las respuestas de Maite han dado para llenar programas y programas de Telecinco, cosa que nadie duda que sucederá.

A Maite se le va la olla con Mercedes Milá

Con frases como ‘yo bajo al perro, hago amistad en seguida, y me subo a casa a la gente porque soy muy confiada’ o ‘mis tres palabras en la vida son: comer, joder y dormir’, causó una mezcla de espanto y risa en el público, que tardó varios segundos en asimilar lo que Maite estaba diciendo.  La presentadora del reality se vio obligada a recordar que el programa lo ve mucha gente para que Maite moderase su lenguaje.

En las dos semanas que ha durado el concurso, nadie, salvo Mercedes Milá, ha conseguido callar a la primera expulsada de Gran Hermano 16. Con la frase de ‘a mí no me cambia ni un psiquiatra, yo soy la mejor psiquiatra, y sin haber estudiao’ queda claro que Maite Galeano se puede presentar a lo que quiera porque lo va a ganar todo. Incluso se puede presentar a Presidenta del Gobierno y, según ella, ganar por encima de todos, aunque al final termine gobernando solo para su perrita rottweiller.