Maite sigue dando de que hablar en la casa, realmente no hay día que no prepare una. Sus modos a la hora de decir las cosas, cuando no su poco recato a la hora de taparse, están haciendo que sea la protagonista.

A las pocas horas de haber comenzado el concurso ya empezó a rechinar en la audiencia lo sobreactuado de su actuación simulando ser la madre de Suso. Esto no era más que el comienzo de una manera de proceder en la casa que ha tenido progresivamente a ella como protagonista y que parece que no solo no ha remitido, cada vez va a más.

Hace dos noches sus quejas por no poder dormir hicieron enfrentarse a varios de los concursantes y todo esto no ha parado, pegas por prácticamente todo y sus pocos miramientos a la hora de desvelar su ropa interior con sus ya famosos cruces de piernas "inexistentes".

A todo esto ayer tuvo otro descuido que dejó a los ojos de las cámaras que todo lo ven sus senos.

Está visto que por una cosa o por otra la navarra está en el disparadero, no hay que ser adivinos para pronosticar de que será una de las nominadas si que es las reglas del concurso de este año no nos sorprenden y cambian algo. En caso de que todo vaya de manera normal está claro que sería una de las personas nominadas y con altísimas probabilidades de abandonar la casa.

En su reunión con GH y el Psicólogo le dijo que le iba a dar poco trabajo, aunque por su comportamiento parece todo lo contrario. Hasta tal punto llega su manera de actuar que algunos concursantes por no decir la mayoría dudan de su papel y de su edad como una Marina que le ha dicho en el día de hoy que cantara que no se tragaba el cuento de que tenía 39 y que estaba como un cencerro.

Vídeos destacados del día

Veremos el jueves que ocurre con la mecánica del programa pero podemos decir que los primeros días de esta edición de Gran Hermano los ha monopolizado en su mayor parte la navarra que guste más o menos está dando bastante juego con su participación en un concurso que ella dice no haber visto. Mañana tendremos más noticias y en la gala sabremos que le depara el futuro a una Maite que no está pasando desapercibida.