Los insultos se pagan. Y aunque lenta, a veces la justicia es justa. Según informaba el periódico “El Mundo” el Tribunal Supremo ha condenado a varios colaboradores de “Sálvame” a pagar la suma total de 120.000 Euros por insultos vertidos contra Carmen Lomana allá por abril de 2011.

Según esta información, los colaboradores sancionados serían Belén Esteban y Kiko Matamoros, a los que les correspondería pagar 30.000 Euros por cabeza, y Mila Ximénez, la más sancionada con una multa de 60.000 Euros, y es que ya sabemos que cuando a Mila se le va la boca no es capaz de controlarla.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Los insultos, según la Audiencia Provincial de Madrid, atentaban contra el honor de la demandante e incluían una serie de improperios y descalificativos que iban desde “sinvergüenza” hasta “payasa”, pasando por “estafadora”, “cateta” y no faltaban aquellos que hacían referencia a su familia como el que incluye “El Mundo” en su noticia, "de padres cerdos, hijos marranos".

Aunque la defensa de los condenados se basaba en lo de siempre, que Carmen Lomana es un personaje público que aparece continuamente en Televisión, esta vez, sin embargo, estos argumentos no han convencido al juez que ha dictado que estos insultos iban contra el honor de Carmen Lomana.

Ahora, después de la sentencia, no sabemos cómo estarán los ánimos entre Telecinco y Carmen Lomana. Ya es conocido que “Sálvame” y sus tertulianos no se toman muy bien las demandas contra ellos y sino sólo hay que ver el trato que se le está dando a Rosa Benito, después de que su yerno, el marido de Chayo Mohedano, interpusiera una demanda contra Kiko Matamoros.

Es cierto que desde 2011 ha llovido demasiado y ha dado tiempo a que Carmen Lomana mame de las ubres de Telecinco y, tras su paso por “Supervivientes 2015”, también ha visitado varias veces el plató de Sálvame Deluxe para hablar de la muerte de su madre, la herencia familiar y las desavenencias con su hermano Rafael.

Vídeos destacados del día

No sabemos si tras comer de la mano de la cadena tendrá alguna piedad con los tertulianos de “Sálvame” pero en todo caso lo que si deberían aprender estos es la lección de que no todo vale para hacer televisión.