La primera concursante expulsada de Gran Hermano 16 sigue dando que hablar, y de qué manera, fuera del concurso. Tal y como indicó Mercedes Milá tras conocerse su expulsión, el programa ha perdido una gran concursante pero gana una excelente colaboradora, y el tiempo parece que le da la razón a la conductora de Telecinco.

Y es que no ha necesitado nada más que una primera aparición televisiva después de su paso por el concurso, como ayer sucedió con su presencia en el gran debate de GH 16 que se emite en la cadena de Mediaset los domingos por la noche, para volver a dar titulares y convertirse en el foco de atención de todo lo que ocurre en el concurso, muy por encima de lo que sigue pasando en una casa en la que se nota y mucho el vació dejado por la navarra.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

La última gran perla que revolucionó el plató de Gran Hermano anoche y que lleva acompañándonos durante toda la mañana de este lunes es la que confirmó Maite de su propia boca y que está relacionada con el vínculo tan particular que tiene con su hija, a todos los niveles.

Durante el turno de entrevista a los colaboradores de Gran Hermano, cuando el turno cayó en Kiko Matamoros, este no dudó en sacarle el tema de los hombres con su hija y alguna de las perlas que esta había dejado en la casa durante su paso en relación a lo que debía de hacer para enganchar a Suso, como el uso de sus armas de mujer llevados al extremo.

En este sentido, Maite respondió al colaborador con cara de no saber por qué se sorprendía de que ella tuviese una relación de confianza total con su hija, que es como ella entiende la relación entre padres e hijos, es decir, sin que exista ningún tipo de tema tabú y compartiendo absolutamente todo, cuando el objeto en cuestión es deseado por ambas partes.

Centrándose en esta parte final, Maite indicó que ella y Sofía habían llegado a compartir más de un hombre, habiendo pasando por la cama de ambas e incluso a la vez, lo que dejó perplejo a todos los presentes y a una audiencia que no ha tardado en criticar esta afirmación. Maite la sigue liando.