Ya ha comenzado el juego. Después de que Mercedes Millà nos advirtiera de que nada de que no debemos creernos nada de lo que escuchemos y creamos todo lo que veamos, el juego de las mentiras de Gran Hermano 16 ya está lanzado y todo el mundo guarda su secreto.

Sin embargo, estos secretos parece que por ahora sólo son de puertas adentro, ya que la audiencia del Reality decano de la televisión conoció a la perfección -o eso creemos- la historia con la que entran los que son ya de facto los protagonistas de una aventura televisiva que promete prolongarse durante los próximos meses en la casa de Guadalix de la Sierra.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Una vez visionada la gala, que dejó de todo tipo de comentarios en las redes sociales, donde los nuevos espectadores 2.0 se reúnen para comentar en vivo cada programa, fue el momento de poner en común las primeras sensaciones, a temor de que estas cambien como así seguro sucederá con el paso del tiempo sobre qué les han parecido los primeros integrantes de la casa de GH 16.

En este sentido parece que dos de los participantes cuentan con el apoyo mayoritario de los fieles de este reality show de Mediaset, y esos son Vera por un lado y Han por otro. La sencillez, simpatía y naturalidad de Vera no han pasado desapercibidos y ese interesante talante parece que gusta y mucho en las distintas redes sociales. Echando un ojo a lo que allí se vierte, se puede concluir que ha entrado con el pie derecho y que estará en sus manos mantener el cartel de favorita hasta el final o perderlo por el camino.

Por otro lado está Han, el primer concursante chino de la historia de Gran Hermano que deberá mostrarse a sus compañeros como un asiático que no habla casi nada de español hasta nuevo aviso, lo que ha dejado tocado a este concursante que también ha caído tremendamente simpático entre la audiencia de GH.

Vídeos destacados del día

En el lado opuesto encontramos a Maite, la madre de Sofía, quien parece no gustar en sus primeros instantes como concursante. Ella deberá hacer el camino opuesto y ganarse con el tiempo el cariño de una audiencia que ya espera las primeras nominaciones.