Sin duda alguna, todo apunta a que este Gran Hermano 16 va a ser el año de los récords. En poco menos de 48 horas ya hemos visto una posible pareja (Suso y Sofía) y una primera GRAN bronca, que tiene como protagonista a Maite, madre verdadera de Sofía y falsa madre de Suso. La guerra estallaba a eso de la una de la madrugada de esta pasada noche, cuando Maite se disponía a dormir mientras que el resto de la casa seguía hablando amigablemente. 

Lo cierto es que instantes antes, la madre y su verdadera hija, Sofía, hacían corrillo para poner a caldo a todo el personal. "Son ovejas de un rebaño. Nosotras no somos así, Sofía. A mi estos gilipollas me sacan de quicio", aseguraba Maite ante su hija, que afirmaba y corroboraba todas y cada una de las palabras de su querida madre.

En el lado extremo, Vera, Carolina, Suso, Ivy, Enrique y Carlos criticaban a Sofía y animaban a Suso a que fuera listo y no se dejara llevar por ella. "Sólo la quiero para un polvo o dos. Yo sé que si pasa algo y se pilla de mi, quedo yo como el malo fuera", decía el propio Suso a sus nuevos mejores amigos. Éstos, le animaban a que se lo dejara claro a Sofía y aprovechaban para criticarla. "No es mala niña", aseguraba Suso.

Poco después, Maite que ya se encontraba en la cama intentando dormir, montaba en cólera y salía al exterior (muy ligerita de ropa, algo que viene siendo habitual en la de Pamplona) para cargar contra todo lo que se encontrara por delante. "¡Chicos, a la cama todos ya! El súper dice que aquí mando yo. Que sepáis que este (Suso) es mi hijo y se avergüenza de mi. Mirad ovejitas, la Maite es buena persona pero tiene los huevos como el caballo de Santiago. Qué Dios os castigue a todos. ¡Qué sois ovejas!", soltaba Maite por la boca, dejando en shock a todo el personal, incluido a su falso hijo, Suso, que para intentar disimular, se hacía el afligido delante de todos los compañeros.

Vídeos destacados del día

Maite, por su parte, volvió a dirigirse a su falso hijo de esta guisa: "A ti lo que te pasa es que estás al lado de tu padre. Lo quieres más a él que a mi", sentenciaba. 

Momentos después, Suso intentaba calmar a Maite en la habitación, reprochándole que el numerito que había protagonizado le había dejado descolocado y no sabía que contestar. Madre e hijo pactan volver a fijar una estrategia la próxima vez que a Maite le entre la cólera. Muy natural todo. Fin.