Anoche se produjo la primera expulsión de "Gran Hermano 16", después de unas reñidísimas votaciones en las tanto Maite como Raquel tenían un pie fuera de la casa. Finalmente, Sofía fue la menos votada por la audiencia, con menos de un 10%, y fue Maite la que que tuvo que abandonar el Reality. La expulsión de Maite, la gran protagonista de esta edición, no ha dejado indiferente a nadie; mientras algunos la querían fuera de la casa por sus continuas faltas de educación, hay quienes sostienen que era la que daba más juego y ahora será un aburrimiento.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Otro de los grandes protagonistas de la gala de ayer fue Suso, y no precisamente por su conducta ejemplar. Parece que detrás de esa fachada de "hombre de cromagnon" hay un gran estratega, tal y como está demostrando en su continuo juego con Sofía.

Recordemos que Suso y Sofía han mantenido un continuo tira y afloja desde el primer día. La joven navarra se ha encaprichado del barcelonés, pero éste siempre ha dicho que para él, ella es una chica de una noche y nada más. Después de un par de idas y venidas, Suso cortaba la relación con Sofía diciéndole que ni siquiera quería "que aparecieran en el mismo plano".

Las cosas cambiaron el martes, precisamente cuando los concursantes pudieron ver los porcentajes ciegos de las nominadas. Suso, muy acertado, adivinó que el 10% era de Sofía, y retomó la relación, llegando incluso a realizar intimidades debajo de las sábanas. Todo muy bien hasta ayer, cuando Sofía apareció como la primera salvada y Suso la recibió sin mucha ilusión, tal vez pensando que le iba a costar quitársela de encima más de lo que había pensado.

Vídeos destacados del día

Pero el gran momento se produjo a la hora de conocer a los nominados: Sofía, Suso, Ivy, Raquel y Muti. Si ya de por sí la nominación no le cayó nada bien, el hecho de que el público se deshaciera en aplausos le hizo sospechar que no era muy querido fuera de la casa. Así, Suso, antes que pensar que es su comportamiento denigrante hacia las mujeres y su actitud chulesca lo que no gusta a la audiencia, tiene la idea de que lo que le ha perjudicado ha sido su relación con Sofía, así que ha vuelto a cambiar de parecer una vez más; tras las nominaciones, le decía a la navarra que sólo quería tener con ella una relación de amistad.

Lástima que sus compañeros, los que habían acertado alguno de los secretos esta semana, tenían el privilegio de quitar a uno de los nominados de la lista, salvando a Suso, pues a juzgar por la opinión de los telespectadores, tenía todas las papeletas para salir. A ver qué semana les espera al resto de sus compañeros, pues el hecho de haber salido nominado a sido como un puñal para su autoestima.