Cuando todo el mundo esperaba que con la expulsión de Maite, sonada y a la par predecible expulsión por cierto, que la casa de Guadalix se convertiría en un paraíso terrenal, donde cada uno de los protagonistas del programa se harían hermanos en confabulación contra el caos generado por la "elegida de Dios"... se equivocaron todos. 

Las peleas en la casa de Gran Hermano no han hecho mas que comenzar, si con Maite era la guerra sobre el terreno, la bronca surgida entre Raquel y Marta levanta ampollas allá por donde pasa. La pelea entre ambas chicas deja rastro, se ha convertido en una tonica habitual esto de las discusiones a diestro y siniestro, por donde pasan no vuelve a crecer la hierba.

Vuelven los gritos y los sollozos mutuos, generalizando cada palabras y haciendo hincapié en cada letra para hacer daño al contrario. Tras el adiós de Maite, Marta y Raquel han recogido el testigo, parece ser que la cacereña y la canaria son como el agua y el aceite, y todo desde los inicios de esta nueva versión del programa estrella de Telecinco

Las siguientes palabras de Marta excusan, o eso intenta ella, su comportamiento en el broncazo número uno tras Maite: "Raquel solo estaba intentando hacer su propio grupo de "amiguitos" dentro de la casa, un grupito de amigos hasta la muerte". Esto no sentó nada bien a Marta, y estas declaraciones son del principio del programa, las cuales continúan así a día de hoy: "Es algo normal esto, pero a la vez resulta algo raro, pues tan solo llevábamos dos días en Guadalix".

Vídeos destacados del día

Para Marta, Raquel solo intentaba ponerse a los demás de su lado, buscar apoyos para unas posibles broncas futuras: "A mi realmente me hubiera gustado estar conociendo a personas a las que ella estaba procurando meterse en el bolsillo, pero me era imposible por el hecho de que estaba todo el tiempo con ellos, acaparándolos y mirando con cara de sospecho."

Es un torbellino de odio y tensión en el ambiente la relación de ambas, y ahora es cuando Marta salta con lo siguiente: "Raquel es una hipócrita y yo soy muy sincera", estas palabras fueron oídas por Raquel al instante, y pidiendo explicaciones dijo: "Vas metiendo mierda sobre mi". Finalmente todo quedó con quedó ahí con estas palabras de Marta: "Al final a lo mejor eres tu quien se pira cuando salgas a la palestra".