Cuando dos amigos de toda la vida se reúnen para recordar su pasado está claro que van a aflorar de él muchas cosas. Algunas conocidas, la mayoría de ellas inéditas para ambos, todas tan interesantes como emotivas. El nuevo programa de Bertín Osborne, En tu casa o en la mía, tuvo como invitada, en su última edición, a la cantante y actriz Lolita, más conocida como "Loles" única y exclusivamente por Bertín, como bien aclaran ambos. Bueno, a ella y a su hija, Elena Furiase, que también cuenta en el programa con su ratito de gloria.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

Es un placer escuchar a la hija de la Faraona, de la gran Lola Flores, hablar de su madre, de su hermano, de los lazos tan fuertes que los unían y de cómo, a su precioso entender, fue Lola quien volvió para llevarse a su Antonio, para no dejarlo aquí, apenas quince días después de la muerte de la artista.

Afirma la cantante que fue gracias a sus hijos, por entonces pequeños, por los que fue capaz de retomar el camino de cuya senda se empezó a alejar debido a lo destrozada que se quedó. Unos hijos de los que habla con pasión: no puede evitar pensar, y así lo transmite, que su "camionero", como lo llamaba Lola, es el hombre de su vida, que tenerlos a los dos acostados con ella no lo iguala ni su Goya, ni un Oscar, ni ningún hombre, su adorado Kevin Costner incluido.

En efecto, ganó el Goya a la mejor actriz revelación por Rencor, la estupenda película de Miguel Albaladejo en la que Lolita brillaba al nivel que se espera de su apellido. Vista la cinta se concluye que la Academia no le regaló el premio por ser quien es sino por convertirse en Chelo, eso sí, con su nombre real en los créditos, Dolores González Flores.

Vídeos destacados del día

Al subir a recogerlo, se lo dedicó a su familia, a la que está aquí y a la que ya se había ido.

Lolita empezó a trabajar muy pronto, a los 16 años triunfó con Amor, amor, amor y ganó muchísimo dinero. Asegura que no supo administrarlo porque con esa edad lo único que uno quiere es divertirse, pero también admite, como todos sabemos, que siempre ha sido una trabajadora incansable, como también lo es su hija, Elena Furiase.

Ella precisamente cuenta una de las anécdotas más divertidas de la entrevista conjunta, en la parte en que Elena se queda sola con Bertín. Es acerca de la conocida frase "Si me queréis, irse", que pronunció Lola Flores al ver a tanta gente en la boda de Lolita que no se podía caminar. Elena observa que la cita está ya tan metida en las rutinas lingüisticas de la sociedad, que la gente olvida quién fue su autora y en el último rodaje de la actriz, al salir el tema y alguien comentar hasta qué punto había dado de sí la frase de su abuela, un tercero se quedó impresionado porque no sabía que era ella la que hubiera dado lugar a tan célebres palabras. 

Es una pena que algunas entrevistas tengan que terminar, porque ser partícipes de la dulzura, la gracia, la sensatez, la humanidad y la camaradería de estas dos mujeres, parte de un clan legendario en nuestro país, es algo que no se ve todos los días.