Belén Esteban suele aceptar la mayoría de encargos que le proponen en Telecinco. Su alto caché que genera altos beneficios para la cadena y que ciertamente aguanta bien el desgaste, provoca que tenga complicado negarse a asistir o a realizar lo que se le propone.

En esta ocasión ha hecho una excepción, donde ha quedado de manifiesto que la de San Blas tiene límites. Al parecer según dice la web "Vertele" la culpa la tendría gente que no quiere ver o con la que no desea compartir plató. Muy poca gracia le debe hacer a Belén volver a verse las caras con Olvido Hormigos para rechazar  asistir a un debate de Gran Hermano, programa que para la ex de Jesulín hubiera sido una forma fácil de ingresar un dinero ya que ella no hubiera sido el principal foco de atención y con responder o expresar su manera de ver el concurso sería más que suficiente.

Sorprende y mucho su decisión, aunque también es cierto que en todos estos años está facturando un dinero como para poder permitirse rechazar un dinero más o menos fácil como es el de asistir al debate de Gran Hermano. Olvido parece ser para ella una molestia bastante grande y su mejor manera de evitar problemas es no coincidiendo con ella. 

Belén lleva ya muchos años en el candelero y no se puede decir que no haya tenido suerte, ya que sigue estando arriba pese a los altibajos por temas de salud. Muchos pensaban que al final acabaría como un juguete roto pero continua al pie del cañón demostrando que por una extraña razón sigue concentrando audiencia. 

Lo cierto es que en los últimos meses, se aprecia una Belén más tranquila y serena después del último vendaval que supuso su concurso en GHVIP y la ruptura con su novio Miguel.

Vídeos destacados del día

Ahora ha vuelto con él y parece que se toma la vida con más tranquilidad, quizás esto haya pesado y mucho en su decisión. El tiempo nos dirá si va a seguir actuando de esta manera o solo es un descanso antes de que se produzca otra explosión de una mujer que desde luego ha logrado ganarse la vida siendo ella misma.