Se venía venir que la próxima edición del concurso "Shore" vendría con polémica. La nueva edición del reality que comenzó en USA con Jersey Shore, siguió en UK con Geordie Shore y llegó a España con el nombre de Gandía Shore preparaba el rodaje de una nueva entrega este verano, que presumiblemente se grabaría en la isla de Ibiza, famosa en todo el mundo por sus fiestas descontroladas, sus preciosas playas y su estupendo ambiente veraniego.

Pero no ha podido ser.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Según declaraciones a medios especializados, la cadena ha informado que debido a una serie de circunstancias se les hacía imposible continuar con la grabación del esperado show en la ciudad ibicenca. Ello no significa, sin embargo, que el proyecto se haya detenido, pero habrán de buscar un nuevo emplazamiento ante las dificultades encontradas por parte de las autoridades, los vecinos y los dueños de los establecimientos.

Conocedores del tipo de publicidad que un programa como Gandía Shore supuso para los establecimientos de Gandía, y del tipo de turismo que se promociona -de borrachera-, quizá los vecinos y empresarios ibicencos no estaban por la labor de continuar con el proyecto, por lo que la cadena ha tenido que retirarse.

El programa Shore se ha ganado detractores y fans a partes iguales. La edición española lanzó al olimpo del famoseo a multitud de personajes que han continuado con sus proyectos fuera del Reality, como Labrador, famoso por concursar en Mujeres Hombres y Viceversa, Ylenia, que ha publicitado un nuevo videoclip, Abraham, que ha continuado una carrera como modelo... Está visto que los chicos tienen una energía avasalladora, habrá que esperar a ver qué destino se escoge para rodar la nueva versión del programa.

Vídeos destacados del día

Importantes empresarios de Ibiza como Abel Matutes, el dueño de la discoteca Usuahia, se habrían negado a dejar entrar al equipo de rodaje de la nueva edición de los Shore a su discoteca, al considerarse que la presencia de los cachorros Shore dañaría la prestigiosa imagen de su discoteca, lugar de diversión de futbolistas y famosos.