El Reality no ha podido ser peor en toda su extensión: concursantes, pruebas, presentadores. Un desastre que para más inri ha estado dirigido por la misma productora de Supervivientes, que por lo visto ha tenido que rebajar tanto el presupuesto, que ha montado un reality de serie B llegando en las últimas galas a un 10% de share, lo que ha precipitado dar el finiquito a un Pasaporte a la isla que no debió ver la luz en estas condiciones.

Ayer pudimos asistir a la semifinal ya que el reality concluye esta noche, creo que ni ellos saben muy bien como lo van a hacer, lo mismo que ha pasado durante toda la edición cuyas normas han ido cambiando según por donde soplaba el viento de la sierra madrileña, o eso es lo que parece.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

¿Y qué decir de la esperpéntica gala de anoche? Pues que fue eso y más.

Lo de Jordi González no acaba de entenderse, si ya se cubrió de gloria en GH VIP por su peloteo hacia la Esteban y su falta de ecuanimidad en general, en este reality ha terminado por cansar y confundir a la audiencia a partes iguales.

Desde la primera gala lo hemos visto desmotivado, metiéndose con los colaboradores, no moderando las discusiones de los mismos, etc., pero lo de ayer fue de tan mal gusto que merece ser recordado.

Primero se vieron unos vídeos en los que se comentaba por parte de Jesús Reyes la supuesta falta de higiene de Miriam, de quién incluso dijo que por eso las moscas la asediaban cuando estaba durmiendo. Pero eso no fue nada, lo mejor estaba por llegar. Resulta que Mari Carmen, que casualmente estaba nominada, sin venir a cuento se puso a llorar con mucho teatro explicando a sus compañeros una rocambolesca historia que al parecer le sucedió en el ascensor del hotel donde pernoctaron antes de comenzar su aventura.

Lo que a continuación hizo Jordi González fue realmente penoso. Con cara de circunstancias fue interrogando a una Mari Carmen que torcía los ojos y la boca al recordar los hechos, mientras en plató se oían risas y sus compañeros ponían todo tipo de caras tratando de reprimirlas.

Vídeos destacados del día

Cierto que la historia del señor mayor con melena rubia ¿Sería peluca? Que le ofreció un montón de dinero que llevaba en un maletín cual Cobrador del frac, hablándole en pesetas, dos o tres millones nada menos, por subir con él a su habitación, no resultaba muy creíble; pero decirle a esta mujer sencilla que a él, o sea a Jordi González, le recuerda a Demi Moore y que probablemente por eso fue abordada con una proposición indecente, tiene bemoles.

El choteo general fue ya imparable y viendo que la cosa se le escapaba de las manos, Jordi de una forma un tanto brusca dio por zanjado el tema. A punto estuvo de hacer mofa también de un sucedido al que llamó paranormal y que tuvo por protagonista a la gran Two Yupa ,que debería sin lugar a dudas tener su pasaporte a Supervivientes ya que ha demostrado ser una luchadora y que nunca se ha quejado. Las lágrimas de ella o tal vez un reprimenda por el pinganillo, evitaron otra burla cruel por parte de un presentador que ha demostrado que no está cómodo en los realities y cuya desidia ha sido parte importante en el hundimiento de Pasaporte a la isla.