Los grandes protagonistas de la pasada semana en Telecinco, Manu y su recién elegida pareja Susana, que han copado con la Final del tronista en Mujeres y Hombres y Viceversa la información de este programa en las redes sociales, serán los nuevos invitados de Pasaporte a la Isla.

A falta de confirmación oficial, y después de que en los distintos mentideros online se haya hablado de esta posibilidad, parece que finalmente la organización de este programa ha decidido estirar el tirón una pareja que viene de dar resultados históricos con su final en MYHYV para enganchar a la audiencia del programa de los mediodías de Telecinco, al nuevo reality de la casa.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

No es otra, pues, la razón por la que Manu y Susana entrarán en las próximas horas a compartir convivencia con los concursantes de Pasaporte a la Isla, además del buen pellizco que estos recibirán por dejarse grabar durante 24 horas por las cámaras de los compañeros de Mediaset en toda una nueva aventura de convivencia para la recién estrenada pareja.

Allí, y sin posibilidad de que se queden a concursar, acudirán a modo de animadores de un 'cotarro' que ha quedado algo apagado tras la expulsión de Miriam y el nombramiento de Mari Carmen y María José como nuevas nominadas, apagando de alguna manera a las dos grandes animadoras de la fiesta hasta estas alturas.

Con este movimiento, la idea es, entonces, la de realizar de cebo para que los cientos de miles de seguidores de diarios de Mujeres y Hombres y Viceversa, acudan a un formato que está registrando algunas de las peores cifras de 'share' en la historia de los realities de Telecinco y cuya continuidad se ha llegado a poner en el aire por su baja audiencia.

Y es que sólo con que consiguieran arrastrar a un diez por ciento de los más de un millón de fans que este programa tiene en Facebook, las cifras de audiencia cambiarían por completo.

Vídeos destacados del día

Manu y Susana serán el nuevo gancho para intentar aumentar la audiencia. La pareja ya ha consumado pero espera vivir en la casa su particular y televisiva luna de miel. Hay que estirar el chicle todo lo que se pueda.