Conocemos ya al tronista Julen, por ser su forma de actuar y mostrarse de modo que pareciera un tipo duro, serio y con las cosas bien claras. En la última programación hemos podio ver cómo se ponía serio con su llamada a la acción para todas aquellas chicas que quisieran conocerlo y tener una primera toma de contacto en el programa. Haciéndole así también la explicación a a Emma, de el problema real en el que se veía sometido. Pues, aunque pensáramos que había tomado la decisión firme de independizarse, la realidad es una historia totalmente distinta cuando cuenta afirma que ''Me he ido de mi casa y no me hablo con mis padres''. Haciendo esta declaración para que nadie haga suposiciones de su marcha. 

Esta situación ha dejado perplejas tanto a las pretendientas como a Emma, lo que hizo que ésta última cuestionara para saber más sobre la causa de lo que Julen declaraba, pero el tronista, no se veía participativo a la hora de ofrecer respuestas concretas para complementar su declaración en directo.

Lo cual hizo que Emma tomara medidas y le dijera que: "no le iba a consentir que permaneciese en el trono si no arreglaba la situación con sus padres porque no hay ninguna situación que pueda justificar el hecho de estar un mes sin hablarles". Lo cual hizo que Julen, se derrumbara y se mostrara más triste, afirmando tener ganas de no solo de hablar sino de abrazar a su madre. 

Emma no podía consentir más esta situación, lo cual aprovechó la ocasión y le hizo la petición seria de que Julen, le enviara un mensaje en directo a sus padres, (mensaje que por supuesto, iba a escuchar su madre ya que estaba detrás de la línea telefónica escuchándolo). El tronista, se vio incapaz de hablar en directo, sólo actúo cuando escuchó la voz de su madre, como un niño con lágrimas. Su madre muy respetuosa, contó a que entre ellos no existía ningún problema, que sólo se trataba de una actuación rebelde, típica para los dieciocho años.

Vídeos destacados del día

Mientras que también le mandaba un mensaje firme a su hijo, diciéndole, que ellos son sus padres y lo único que quieren es lo mejor para él. 

Julen, después de escuchar las palabras que le dedicó en directo su madre, sin haber levantado la cabeza ni una sola vez, por saber y ser consciente de que las cosas no las estaba haciendo bien. Sólo se atrevió a sonreír con una broma carismática de la madre y le dedicó al final de la llamada, unas palabras diciéndole lo mucho que la quiere. Algo que no acostumbra hacer, pero que sin duda...puede ser un comienzo.