Y llegó la noticia del verano dentro del mundo del corazón. La que es, sin duda alguna, la pareja del verano dentro del mundo del 'famoseo', la formada por Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa ha anunciado a sus seres queridos que han decidido formalizar su amor a través de una ceremonia de boda que se celebrará nada más puedan hacerlo legalmente.Una noticia que ha tambaleado las redacciones de medio de mundo y que no se dará a conocer hasta dentro de unas semanas, ya que la pareja necesita de dos requisitos para poder volver a casarse, llevando el enlace hasta 2016, que es cuando el enlace está previsto.Por un lado, Isabel Preysler habría informado a su prometido de que no anunciará su deseo de contraer matrimonio hasta que pase un año desde que se cumpla el aniversario de la muerte del que fuera su marido, Miguel Boyer, fallecido el 29 de septiembre de 2015 a causa de una embolia pulmonar.Por otro, la pareja necesita que antes de todo el escritor consiga anular su matrimonio con Patricia, la pareja que ha tenido durante toda su vida, y que tampoco parece que sea fácil, ya que ésta promete dar guerra en los tribunales para retrasar lo máximo posible su separación legal de Vargas Llosa.Y es que la burocracia legal que llevará su separación, que pondrá en juego nada más y nada menos que una fortuna de más de diez millones de dólares, promete convertirse en todo un culebrón en lo que resta de año en una dura lucha por este jugoso botín económico.Es por eso que sus abogados les han informado que, como pronto, el enlace podría tener lugar la próxima primavera, fecha para la que ambos estarían de acuerdo para formalizar a través de una ceremonia religiosa su amor en la ciudad de Nueva York, que es donde tendría lugar la boda del año.

No obstante, según se ha filtrado a algunos miembros cercanos a la pareja, Isabel Preysler ya habría comenzado con los preparatorios de la boda con el objetivo de informar de la fecha, horario y lugar de la misma a principios de 2016. Parece que seguro habrá boda.