2

La casa de Gran Hermano de Argentina vivió un hecho dramático y totalmente criticable: Brian Lanzelotta agredió físicamente a su pareja, y debió abandonar el Reality. Dicho acto trajo mucha tela para cortar, en especial en un país donde la violencia de género es un tema muy delicado y repudiable, sobretodo en los últimos tiempos.

Ante la mirada prejuiciosa de millones de personas, la casa de GH vivió momentos muy tensos el pasado fin de semana. La expulsión por agresión de uno de los candidatos a quedarse con el premio mayor dejó al descubierto el momento que se encuentra atravesando la sociedad argentina, polémica como pocas.

Luego de largas peleas que incluyeron insultos y gritos en exceso, Brian agredió de forma física a Mariana Farjat, su pareja dentro de la vivienda más famosa de todas. Tras el repubiable hecho, el participante forzó la puerta y abandonó por su cuenta el recinto, lo que agudizó aún más su expulsión.

El ingreso de Jorge Rial, presentador del programa emitido por la señal de América, dejó entrever lo que se sabía una vez ocurrido el conflicto: el participante de 26 años debía abandonar la casa, ante el estupor del resto de los presentes y, sobre todo, de su pareja.

La agresión volvió a abrir la discusión acerca de la violencia entre el hombre y la mujer. Dejando de lado las raíces de las que cada persona proviene y el nivel de cultura que tiene, la violencia es repudiable e imperdonable en cualquiera de sus formas.

Vídeos destacados del día

Si se hace foco en que se produjo en un programa de Televisión que es visto por una inmensa cantidad de gente, el tema se magnifica mucho más.

En una sociedad golpeada por la cantidad de casos que salieron a la luz relacionados a la violencia hacia el sexo femenino, la toma de decisiones ante este tipo de circunstancias es clave. Dejando de lado la cantidad de puntos de rating que puede o no alcanzar un participante en particular, haber hecho la vista gorda ante este problema hubiera sido un grave error de parte de los productores del programa, por lo que la decisión fue la correcta.

Ya sin uno de los grandes candidatos a quedarse con el premio, la casa de Gran Hermano presentará un hueco muy grande. Los participantes que quedan saben que uno de los favoritos ya no está presente, y cualquiera de ellos puede consagrarse como el ganador. Marian aprovecharía la situación para ubicarse en un lugar vulnerable, aunque la gente podría tomar medidas sobre su actitud provocadora frente a Brian, y sacarla del juego.

Todo está por verse en la casa más famosa del país. En donde las miserias humanas están a la orden del día, y quedan muy al descubierto.