No hay semana en que no de un titular, todo vale con tal de no perder comba mediáticamente ahora que no lo vemos a diario por hallarse inmerso en los exhaustivos ensayos de la obra musical sobre su vida que Jorge Javier Vázquez espera le encumbre al Olimpo de los dioses por lo menos.

La semana pasada fue una extensa entrevista con casoplón incluido en la revista Lecturas, la misma en donde semanalmente desgrana sus críticas más aceradas en ‘El diario de Jorge Javier’.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Pero tiene una espinita que le reconcome y ha decidido que no podía seguir callando y así con el título de ‘Comience la fiesta’ nos cuenta lo que ya sabíamos, que tiene Facebook y Twitter y con generosidad hace partícipes a sus lectores de su cuenta en esta última red social, para que todo el mundo se dé el gusto de seguir sus tuits e interactuar con él, lo que resulta sorprendente cuando leemos lo que sigue a continuación.

El presentador, escritor, empresario, actor y cantante, se siente muy sorprendido de que haya seguidores de sus cuentas que le insulten. Vaya desde aquí la repulsa total contra ese comportamiento, el insulto es algo execrable y además innecesario. Por suerte tenemos uno de los idiomas más ricos que existen para poder expresar todo tipo de emociones sin recurrir al insulto que quita la razón a quién lo utiliza.

Pero dicho esto, lo que tampoco se puede hacer es echar más leña al fuego y esperar que no prenda. Juzguen ustedes mismos. Dice J.J. respecto de quienes le insultan: ‘Me cuesta entender que extraños mecanismos rigen sus mentes’ y continua: ‘Seguir a alguien a quien detestas para poder, a la primera de cambio, verter sobre él tu frustración existencial, tu bilis, tu desazón, tu hartazgo.

Vídeos destacados del día

Es un comportamiento curioso’. Curioso si resulta que pierda su valioso tiempo en estas disquisiciones tratando de ponerle puertas al campo.

Sigue su ataque contra los que piensa están amargados por tener una vida anodina y considera que: ‘Necesitas odio para seguir alimentando el amargor que te produce tu vida’. ‘Cucharadas de inquina para seguir envenenándote. No lo critico es una opción’. Pues para ser que no lo critica, se despacha a gusto. Como remate afirma haber llegado a la conclusión de que como personaje popular cumple con el servicio público de seguir dando motivos para continuar a los ‘reventaos’.

Acaba diciendo: ‘Tenía que escribirlo’. No sé yo J.J., a veces es mejor dar la callada por respuesta. Los que insultan, por desgracia lo seguirán haciendo y encima vas tú y les das más argumentos. Recuerdo una frase del genial Miguel Gila: ‘Si no sabe aguantar una broma váyase del pueblo’. Pues eso Jorge Javier, si no tienes cintura para aguantar lo que supone exponerse a las Redes Sociales. ¡Cierra tus cuentas y vete! Vivirás mejor.