Se afirma que la cantante, no tenía noción alguna de que en el día de hoy, iba a ser dada de alta de su ingreso por padecer una nefropatía diabética.  Pantoja, que ha abandonado el hospital Infanta Luisa a las 8 de la mañana tras haber recibido el alta médica, está “desmejorada” y deberá llevar una dieta severa así como ''controlar los valores médicos'' de sus riñones.

La artista, a sus 59 años, cuenta con una vida llena de escándalo debido a sus malas acciones acompañados, de síntomas y enfermedades que hacen cada vez más cuestionarse a los médicos de su estado clínico real.

Si bien sabemos que Pantoja, tendría que estar encarcelada desde el pasado 5 de Agosto, después de haber disfrutado en plenitud de su segundo permiso penitenciario.

Pero los problemas de salud, ayudaron a retrasar tal acción de su regreso a prisión, para que los médicos pudieran tratarla debido a la enfermedad de la zona de los riñones, que la cantante padece. Habiendo sus abogados pedido, hasta un máximo de tres permisos en una misma semana y así, poder estar ingresada en el hospital y realizarse todas las pruebas pertinentes. 

El juzgado que hizo la vigilancia, la concedió los permisos, después de haber investigado los informes en los que ponía expresamente la necesidad de permanecer hospitalizada. Siendo este Martes, el día de vencimiento del último permiso que se le fue concedido y el cual, no necesitó usar, pues ya desde esta mañana se encuentra en prisión y bajo vigilancia médica en Alcalá de Guadaira.

Mientras Isabel Pantoja, permanecía ingresada en el hospital Sevillano, recibía visitas de sus familiares y mucho cariño por parte de los mismos.

Vídeos destacados del día

Siempre se la veía acompañada y recibiendo cuidados de Kiko, Isabel y su hermano Agustín. Lo cual también se destaca que fue visitada por el hijo de Kiko y la modelo Jessica Bueno. Y entre las últimas visitas, el pasado Domingo, recibió también la visita de Chabelita, la cual acudía con su hijo Alberto, en compañía de Dulce, quien decidió quedarse a la espera, en las mismas puertas del hospital médico.