Tras la marcha de los chicos de Brilla Bombilla en el último programa, los Food Trucks de Cocineros al Volante vuelven a la carretera para poner rumbo a Cataluña, donde se celebrará el próximo programa.

Será pasadas las 22 horas de este martes 4 de agosto de 2015 cuando, en La 1 de TVE, tendrá lugar este nuevo programa en el que los supervivientes a esta primera fase de programa deberán enfrentarse a la tradición pescadera de la zona, la alta cocina y las tapas de los bares más tradicionales.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Un capítulo que se antoja complicado pero que, gracias al entorno privilegiado en el que se grabará el mismo, nada menos que a escasos centímetros del Mar Mediterráneo, se convertirá en todo un pasatiempos perfectos para los amantes de la gastronomía...

y de los talent show de cocina que tanta audiencia están registrando en la actualidad en la televisión española.

En cuanto a lo que nos vamos a encontrar en este nuevo capítulo, en la primera prueba, los cocineros deberán preparar 20 tapas de mongetes del Ganxet con botifarra y tomates asados para los vecinos de Cambrills jugándose en esta oportunidad la inmunidad que les permita no afrontar la prueba de expulsión.

Los invitados a este programa con el aroma catalán en los fogones serán nada menos que Carles Abellán y Christian Escribá. El primero, con una estrella Michelín, y el segundo, catalogado como uno de los mejores reposteros del mundo, serán pues unos embajadores perfectos de la gastronomía catalana que hoy será la protagonista en Cocineros al Volante.

Después de visitar las caravanas de estos Chefs, Goofretti y Yango, los perdedores de la prueba deberán mostrar su habilidad empinando el codo a través del uso del porrón, envase típico para el vino en las celebración más tradicionales por esta zona, debiendo aguantar el mayor número de tiempo tragando para evitar una nueva penalización.

Vídeos destacados del día

Será en este punto cuando Mishtó Gastrocaravana y sus dos hermanos rumanos que la regentan entre al concurso en busca de un lugar en la prueba final en la que la elaboración de una escalibada con galeras a la parrilla decida el futuro de los condenados.