Los Maldonado, o lo que es lo mismo, Carlos el ganador de Masterchef 3 y su padre, se habrían adjudicado la gran Final de Cocineros al volante cumpliéndose así todos los pronósticos en relación a quién se impondrá en el último programa que se emitirá la próxima semana en La 1 de TVE.

Después de más de dos meses dando vueltas por casi toda la geografía española cargando con su Food Truck, Carlos conseguía un plumazo cumplir dos sueños, por un lado, el de conocer España a lomos de su particular caravana de cocina, y por otro dedicarse a la cocina sin perder su faceta televisiva que tan bien le ha ido durante un 2015 que no olvidará nunca.

Así entraba en el talent show culinario de RTVE, como la única cara conocida y como el gran favorito para conseguir el triunfo a través de las distintas pruebas de preparación de raciones para los habitantes de los pueblos que visitaban primero y elaborando platos más sofisticados en la prueba final, a la que apenas se enfrentaron una vez durante las primeras semanas.

Poco a poco se empezaba a intuir que la mano del ganador de Masterchef tenía algo especial, o al menos algo más especial que la de la mayoría de sus rivales. Mientras tanto su padre, de pinche de oro, se limitaba a ejecutar lo que su hijo le iba pidiendo con menos maña que más, pero sin rechistar y trabajando como ha hecho toda su vida con su puesto de venta ambulante.

En los últimos días, y según se acercaba la gran fecha de la emisión de una Final de Cocineros al Volante que lleva grabada algún tiempo, los rumores sobre quiénes acabarían imponiéndose en el último programa se había disparado, siendo la única confirmación oficial que el jurado de Masterchef volvería a hacer de jurado en un último programa donde el nivel de los requisitos planteados a los concursantes aumentarían en dificultad.

Vídeos destacados del día

Las redes sociales han sido un hervidero y en todas ellas, aportando más datos o menos, se ha indicado que Carlos es quien finalmente ha ganado por un lado, y quien debería ganar por otro. Parece que hay poco margen para el resto.