Este mes de Agosto, si bien la audiencia no ha abandonado del todo a Sálvame y el programa se ha mantenido en niveles aceptables, si que ha acusado el empuje de películas y series de la competencia. Las gracietas y bromas de Paz Padilla, de muy mal gusto la mayoría de las veces, no agradan y son muchas las voces discordantes que se alzan en las redes sociales.

De cara a la rentrée había que buscar nuevos alicientes y que mejor que recurrir al perejil de todas las salsas, ganadora, controvertida sí, pero ganadora al fin y al cabo, del último GH VIP: la anteriormente conocida como Princesa del pueblo (no voy a reproducir aquí como la han rebautizado en la red después de su paso por el concurso para no hacer sangre) Belén Esteban.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Durante su paso por el mencionado programa, vimos a una mujer excesiva en todas sus manifestaciones, con profusión de lloros y gritos sin venir a cuento la mayoría de las veces.

A su salida debió sentirse totalmente vencedora junto a su Miguel, pero poco duró la alegría ya que se nos dijo que el chico le había sido infiel mientras ella se desmelenaba en GH VIP y a pesar de que se nombró a una médico como compañera de juegos amorosos, luego se fue bajando el nivel por falta de credibilidad, asegurando que en realidad había sido con una camarera.

El tema del desliz hubiese sido factible, uno: si se hubiese podido tener confirmación del hecho y dos: si Belén Esteban hubiese reaccionado según su carácter, pero nada de eso sucedió. Ella confirmó la ruptura pero al mismo tiempo aseguró que seguían siendo muy amigos y que por eso los íbamos a ver juntos. Todo chirriaba en este asunto y no creímos que alguien que siempre se ha declarado en contra de cualquier infidelidad, ahora fuese de guay y siguiese manteniendo una buena entente con el infiel, quedando públicamente como la cornuda de España.

Vídeos destacados del día

¿Qué pasó en realidad? La teoría que tomó más fuerza es que de infidelidad nada de nada y que lo que en realidad le pasó al mozo y a su entorno es que ante el comportamiento de Belén y la avalancha de críticas, quisieron poner pies en polvorosa y dar por finiquitada la relación. Alguien muy avispado y sin ganas de que la de Paracuellos se hundiera en la miseria, habría urdido la trama del desliz para tratar de tapar el verdadero motivo de la espantada.

Si eso sucedió, no quiero ni pensar como habrán sido las negociaciones para que el novio haya vuelto al redil y que compromisos se pueden haber pactado por ambas partes. El caso es que mientras todo el mundo la creía en Benidorm, Belén Esteban se ha paseado y se ha dejado ver y fotografiar en Galicia con su Miguel aunque las caras de ambos felicidad, lo que se dice felicidad, no transmiten. En fin es lo que hay y el guión, si lo hubiera o hubiese, debe seguirse al pie de la letra.

Rápidamente Sálvame se hizo eco de lo que muchos seguimos pensando es una reconciliación pactada y rápidamente también se estableció comunicación telefónica con la Esteban que confirmó, naturalmente, que además de sus encuentros íntimos ella y su Miguel vuelven a convivir.

¿Amor? ¿Pacto? El tiempo nos sacará de dudas.