Ariel Winter, que interpreta en Modern Family a la superdotada hija mediana de los Dunphy, tenía un complejo: su talla de pecho. Winter tenía una talla 32F americana, que en España equivaldría a una talla 85H. Ariel Winter ha decidido someterse a una operación de estas características no sólo por una cuestión de estética, sino por salud. La actriz reconoce que sufría de problemas de espalda y no podía permanecer erguida en pie durante mucho tiempo. También comento a diversos medios del mundo del espectáculo cómo sufría de dolores de cuello así como de problemas de columna.

Tras la operación, Ariel Winter se ha quedado en una talla 90E.

La actriz ha aprovechado para comentar otros problemas que le ocasionaba la talla de su busto, tales como no encontrar sujetadores y ropa de baño de su talla en las tiendas más populares, así como los problemas que ha originado en su carrera profesional, ya que se ha visto obligada a rechazar papeles que le han sido ofrecidos para interpretar a adolescentes pero que no se correspondían con su anatomía.

Winter reconocería que este cambio físico sucedería repentinamente. Relata cómo se encontraba en la boda de su hermana y pensaba en cómo le gustaría que le crecieran los pechos. Sin embargo relató que no dejaron de crecer y crecer, y también indicó que no parecía que fuesen a detener el crecimiento.

El 4 de junio se sometió a una operación de la que sólo tenían conocimiento sus familiares más íntimos y Julie Bowen, la actriz que interpreta a su madre en la serie de Televisión.

Vídeos destacados del día

Winter recibió con agrado los comentarios de sus compañeros de trabajo, que se percataron de su cambio físico enseguida. La actriz comenta que Sofía Vergara le comentó que le parecía un muy buen trabajo el que habían realizado los cirujanos, comentario que resultó muy divertido a Ariel Winter.

La propia Sofia Vergara se lamentaría también de los problemas que ocasiona su busto, tan admirado por seguidores y profanos de la serie. La actriz comentaría en una entrevista reciente que lamenta no tener pechos falsos, ya que se le bajan al tumbarse. Por nuestra parte nos alegramos de que todo haya salido bien y Winter se encuentre tan feliz consigo misma.