Parece que fue ayer cuando el equipo de Zapeando celebraba sus 300 emisiones con un vídeo en el que parodiaban el tema Blurred Lines, de Robin Thicke, convirtiéndolo en ¡Qué guay! para la ocasión. De aquello hace ya 100 programas y el pasado 3 de julio otro especial se encargó de felicitar a Frank Blanco y a los colaboradores del magazine de las sobremesas de La Sexta con motivo de su nuevo cumpleaños: ¡400 programas!

Tan especial era la ocasión que se trató del primer Zapeando que Cristina Pedroche, una de las colaboradoras con más fama de la mesa, realizó entero desde hace tres meses, cuando dejó el espacio para marcharse a grabar el concurso Pekín Express.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

Hasta entonces, y desde su vuelta de China, solo había acudido al programa los martes para comentar los acontecimientos de lo visto los lunes.

Además de Cristina y los nombres que suelen comentar lo más destacado de la Televisión nacional e internacional, tales como Miki Nadal, Quique Peinado o Ana Morgade, algunos de los compañeros de otros programas también se asomaron para felicitar a los "zapeantes".

Profesionales de la talla de Antonio García Ferreras, director y conductor de Al rojo vivo o Josep Pedrerol, que de lunes a viernes presenta Jugones antes de Zapeando, y que ha sido jefe de Irene Junquera, la nueva colaboradora del programa, a la que alabó con entusiasmo, quisieron entrar en el 400 para dar la correspondiente enhorabuena.

También lo hizo Mamen Mendizábal, la periodista que con Más vale tarde ocupa dicha franja en la cadena cuando Frank Blanco le da paso, y al respecto tuvo lugar una divertida anécdota: Frank le preguntó que si ella se hacía una idea de lo que era haberle dado paso 400 veces. Sí, respondía Mendizábal, porque había esperado 400 veces a que se lo diera y añadía entre risas que no siempre lo hacía en el tiempo indicado, así que le pidió, de forma muy simpática, que ese día tratara de ser puntual.

Vídeos destacados del día

Tampoco faltaron las felicitaciones de los espectadores, que siempre participan con el hashtag correspondiente al programa de la jornada y con el tema que se les propone, y en esta ocasión hubo dibujos alusivos e incluso una instantánea de un pastel cocinado a su salud. Solo quedaba pendiente el pequeño detalle de que los chicos del equipo, en el plató, pudieran probarlo.