Si en algo está llamando la atención la presente edición de Supervivientes 2015 es por la capacidad de organización y superviviencia de los outsiders del concurso. Más allá de los Fortu, Lomana, Isa Pantoja o Nacho Vidal, el resto de 'famosetes' está, no sólo descubriéndonos su capacidad de supervivencia, sino también su buen hacer en el tema de las estrategias para ir sacando, uno a uno, a todos sus rivales.

Después de que lo hiciera Lomana a las primeras de cambio, ayer, después de que los robinsones que siguen en Honduras mandaran al cara a cara de la expulsión a dos favoritos como Nacho Vidal y Fortu, el siguiente en salir fue uno de los grandes favoritos para abandonar el concurso, como sucedió con el cantante de Obús.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Supervivientes

La elección para el público era complicada y los fans de uno y otro debían movilizarse sabedores de la fuerza de los seguidores del contrincante, lo que por una parte beneficia al programa en la recaudación por llamadas, y por otra le perjudica al decir adiós uno de los supervivientes que más juego ha venido dando.

Pues bien, el resto de supervivientes, sin contar a Chabelita, es decir, Rubén, Rafi Camino y Christopher, se las han vuelto a ingeniar para que los dos nuevos nominados de entre el que saldrá el último expulsado antes de la Final sean, ahora sí, los dos favoritos para ganar SV 2015: Isa Pantoja y Nacho Vidal.

Todo un duelo de titanes que pondrá a prueba la capacidad de movilización de los fans del actor y director de cine para adultos y los seguidores del clan Pantoja, que no han dudado en movilizarse a favor de la hija de la tonadillera cuando esta lo ha necesitado en este concurso.

Uno de los dos grandes favoritos para ganar Supervivientes 2015 dirá adiós justo antes de la gran Final a cuatro bandas que tiene preparada la organización del Reality show de Mediaset, liberando, salvo vuelco de última hora, al que salga vivo de este duelo habiéndole limpiado el camino a la victoria.

Vídeos destacados del día

Nos espera una semana de locura y muchas, muchas votaciones en ambos sentidos.