Telecinco está que echa humo tras dejar a Chabelita vendida y con cara de pocos amigos. El programa "Sálvame" ha relanzado lo que es el periodismo rosa para acabar marcado por un triangulo amoroso entre Chabelita Pantoja, su novio Alejandro y el ganador del último Supervivientes, Cristopher Mateo.

Las tardes en Telecinco serán más agitadas y calientes después de que el tertuliano Kiko Hernández hiciera su entrada triunfal en el plató para desmantelar y dejar mas tirada que la suela de un zapato a Chabelita Pantoja.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

A Kiko le quemaba la información en las manos y no pudo contenerse hasta soltar todo lo que pudiera para advertir y confirmar los rumores que hablan de una posible crisis de pareja entre Alejandro y Chabelita.

Esto fue una sorpresa, los tertulianos y la misma implicada se quedaron petrificados antes tales afirmaciones.

Según las informaciones, en una conocida discoteca de Madrid, Isa y Cristopher pasaron un buen rato (ya me entendéis), con "toqueteos" y besos a tutiplén, unos besos apasionados que dejaron a Alejandro con cara de tonto ante toda la audiencia de "Sálvame", la cual no es poca. En palabras del propio Kiko Hernández: "Isa y Cristopher se besaron con mucha pasión en una discoteca madrileña ajenos a todo lo que les rodeaba".

El bombazo soltado por Hernández caldeó el ambiente de un programa que estaba enfriándose, fue el salvador del barco y por ello recibió duras criticas, aunque también confirmaciones de su noticia. Las criticas vinieron de parte de Raquel Bollo, como no, la cual insistía en que la pareja seguía junta y unida, que solo son rumores.

Vídeos destacados del día

Bollo argumentaba que eran malas artes las empleadas contra Chabelita y su novia, que ambos eran felices. En cambio, Jesús Manuel atacaba a Bollo diciendo que la ruptura de la pareja era un hecho firme, pero que "pensaban rentabilizar esta ruptura". En otras palabras, cuentos y más cuentos, buscar la polémica y el dinero como cerdos buscando trufas.

Se podría decir que fue una pillada antológica, dejando a los invitados sin argumentos y desmontando los planes de Chabelita y Alejandro de ganar protagonismo en base a una ruptura ya anunciada desde que Cristopher apareció en escena. A todo esto, Telecinco da gracias de que haya gente asi por el mundo, dispuestos a vender sus vidas y tramas familiares con tal de ganar unos míseros euros. Kiko Hernández debe de conseguir un aumento de sueldo instantáneo por tal proeza, este tío es la "salsa rosa" personificada.