Creo que en toda la historia de Supervivientes no se ha visto nada igual. Un tronista que desde el primer momento demuestra no saber ni lo que quiere ni el programa en el que está. Labrador ha entrado en plan chulesco, muy superficial y aparentemente buscando chicas que se machaquen en el gimnasio, que vivan a dieta y con sus atributos bien a la vista. Vamos, lo que se conoce como un comportamiento machista donde los haya.

Lo malo es que el chico además es envidioso y comparte el trono con Manu que tiene en su final unas pretendientas de lujo, a las que Labrador desearía para él, sin darse cuenta que por su forma de ser no están a su alcance.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Por eso el programa ha elegido a unas pretendientas en su línea aunque sin tener en cuenta el 'quiero y no puedo' de este joven de treinta años anclado en la adolescencia.

Hoy Labrador ha explotado, protagonizando un momento muy desagradable al criticar a sus chicas por no darlo todo en el reto que consistía en cantar y bailar.

Las ha puesto a caer de un burro cuando en realidad es su actitud la que sobra aquí. Por lo visto esa explosión ya la había tenido en Facebook, amenazando con irse del programa si ellas no le dan lo que quiere ¿Pero qué es lo que quiere este chico? Tamara una de las 'ganchos' se lo ha dejado bien claro diciéndole que no es el mismo en el programa que fuera de él y que no llegará a nada si no deja de buscar solamente el físico y el postureo.

Emma García ha sabido como siempre reconducir la situación y evitar que nuevamente mandase a su casa a otra pretendienta. Las chicas han hecho lo que han podido y finalmente hemos visto como Labrador se ha vuelto a dejar influir por lo mismo de siempre: físico impresionante y movimientos sensuales rozando lo porno. Así que como en el 'Juego de la Oca', hemos vuelto a la casilla de salida.

Vídeos destacados del día

Al programa le toca ahora tomar cartas en el asunto antes de que la audiencia entre el calor y las vacaciones tome las de Villadiego.

El programa ha finalizado con un tronista aparentemente 'contento' que no da ningún juego, que se muestra más bien conflictivo exigiendo y luego echándose para atrás cuando consigue lo que pide y que sigue sin saber ni donde está ni lo que quiere, por lo que parece que su paso por MYHYV será tan efímero como lo fue en 'Supervivientes'. De no cambiar su actitud, todo apunta a que el trono de Labrador va a ser corto y aburrido.