Antes de que Steisy afronte su Final, ya en el mes de septiembre tras el parón que realizará en agosto para tomar aire y pensar con tranquilidad qué es lo que quiere hacer con su futuro sentimental, todo parece estar quedando encarrilado en estos últimas dos semanas que le quedan en el trono.

Y es que la tronista, partida en dos por sus sentimientos fuertes a los dos pretendientes que previsiblemente estarán en su final, como sucede con Dosel y con Christian, parece estar empezando a decantarse por una de las dos aristas de este triángulo amoroso.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal MYHYV

La confidencia que se ha hecho pública en el plató de Mujeres y Hombres y Viceversa, en relación a la noche loca que Dosel tuvo con una gogó en un reservado de una conocida discoteca el pasado fin de semana ha servido a Steisy para darse cuenta que debe empezar a poner tierra en su relación con el pretendiente, ya que todo no parece ser oro lo que ella ve relucir.

En paralelo, Christian, que parece estar más por la labor de respetar a la que espera sea la mujer de su vida y con la que poder formar una familia en no tanto tiempo, está ganando enteros y de qué manera con su comportamiento y su galantería para con la tronista.

Fruto de este enfado con Dosel y como reconocimiento al buen hacer de Christian, ambos se marcharon en el último programa a la Cabaña del Amor, donde tras una charla grabada, ambos pudieron disfrutar sin cámaras de una habitación en la que podemos confirmar hubo más que palabras y mucho juego en horizontal. Piensen ustedes ahora.

Con la satisfacción plena después de esa noche en la que se resolvió alguna de las tensiones que venían sucediéndose entre ambos, todo parece más claro que nunca a estas alturas de concurso, y a sabiendas de que agosto es muy largo y que Steisy podría acabar encontrando el amor fuera del plató de Telecinco, ya que un mes da para mucho y agosto aún más.

Vídeos destacados del día

Pase lo que pase, Steisy ya ha decidido que Christian sea uno de sus finalistas y el pretendiente encara la gran final como el gran favorito.