A estas alturas del programa Mujeres y Hombres y Viceversa son pocos los que dudan que, finalmente, Manu cerrará su trono yéndose de la mano de Paola. Eso sí, la latina debería estar preocupada y mucho por el ascenso de dos rivales en los últimos tiempos que han empezado a hacerle sombra de cara a una posible final, como son el caso de Susana y, sobre todo de Ruth.

Es precisamente esta última la que en la próxima semana sea anunciada como la elegida por Manu para afrontar su Final en el trono del programa estrella de las tardes de Telecinco en lo que esperan sean unas últimas semanas de citas a dos bandas con mucha tensión y mucho amor en el aire.

Y es que ahora, con lo poco que les queda por delante, a penas un puñado de citas a cada una, ya no hay tiempo para guardarse nada teniendo que sacar todas las armas de mujer para tirar del manual de seducción y dejar a Manu pensando que tiene claro qué es lo que debe hacer en uno de los momentos más importantes de su vida.

Al menos así lo ha asegurado un Manu que se llevó uno de los chascos más importantes desde que comenzara con trono en el reality de Mediaset al enterarse que, su chica preferida, es decir Paola, no podría finalmente acompañarle a Londres a la Premier de cine que les tenían preparados por culpa de unos problemas con el visado. Y es que los británicos son muy celosos de dejar entrar en su territorio a los ciudadanos no europeos que gozan de residencia en los distintos países de la Unión Europea.

Una marcha atrás que le fue comunicada por Emma García, la conductora de este espacio, y que le obligó a elegir a marchas forzadas una segunda chica con la compartir esta cita larga con noche de hotel incluida, lo que llevó a Paola a sacar las lágrimas durante la decisión de su amado.

Manu, que todavía quiere apurar las opciones con alguna de sus pretendientas más explosivas, eligió a Aitxiver, la que en su día fue favorita pero que poco a poco fue perdiendo fuelle.

Vídeos destacados del día

De entonces todavía queda algo de tensión por resolver que puede finalizarse en Londres... o quizás no.