Anteayer informábamos en este diario de que Vincent Bolloré, dueño de Vivendi, accionista mayoritaria de Canal + Francia, habría decidido suprimir el programa de humor satírico "Les Guignols de l'Info" para la próxima temporada.

Bolloré, al ver el revuelo impresionante que en toda Francia causó el posible final de Les Guignols, con adhesiones a favor de todo tipo, dijo: "El programa constituye un activo indisoluble de este canal". Un portavoz de Canal + lo corroboró: "Vincent Bolloré indicó asimismo que también forma parte de su patrimonio y su Historia". No obstante, cuenta "Le Monde" que hay una batalla por el control de Canal +, y Bolloré quiere reestructurar de arriba abajo la programación del canal, que ha perdido mucha audiencia últimamente.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

Sea cual sea el futuro del programa, después del abrupto final de "Charlie Hebdo", los franceses sienten que se quedarían huérfanos del humor satírico que dice cosas que ellos mismos no se atreven a decir.

La mayor polémica está en que su posible final sería por presiones políticas, y la más insistente partiría de Nicolas Sarkozy, uno de los políticos más parodiados en el programa, antes, durante y después de su paso por el Elíseo.

Mientras, las adhesiones en las redes sociales a favor de Les Guignols han sido variadas, bajo el hashtag #TouchePasAuxGuignols, desde el actor Jean Dujardin ("The Artist") fotografiándose en Internet con el cartel "Je suis un Guignol", parafraseando el famoso "Je suis Charlie" de hace medio año, al ex Primer Ministro Alain Juppé (actual alcalde de Burdeos), que tuvo durante varios días su réplica en guiñol como su foto del perfil en Twitter, y la frase "Me gusta verme en Les Guignols, les necesitamos". El Presidente François Hollande también ha defendido la existencia del programa, aunque sabe que él también ha sido parodiado, con momentos como "Yo tengo tres apartamentos en alquiler, uno para Ségolène, otro para Valérie y otro para Julie".

El líder combativo de la izquierda francesa Front de Gauche, Jean-Luc Mélenchon, los apoyaba así: "Apoyo a 'Les Guignols de l'Info' contra la censura de Bolloré, el amigo de Hollande", en alusión a la militancia socialista del millonario de Vivendi.

Vídeos destacados del día

Bolloré también ha recibido críticas por querer decidir el fin del programa coincidiendo con la muerte de Alain De Greef, creador del mismo, el pasado lunes. En contra del programa estaban algunos, como la peculiar política Nadine Morano, que nunca aguantó bien su extrema caricatura hecha guiñol.

La Prensa francesa ha sacado en portada el posible final del programa con su marioneta PPD entristecida y su famosa frase de despedida de cada emisión, "A tchao bonsoir", como ha hecho el propio "Libération". En España apenas se menciona el tema, nada más que para sacar aquel obsesivo y presunto ataque antiespañol contra sus deportistas del programa, cuando no fue más que una broma tipo "Éste usa Viagra para funcionar mejor en la cama".