¿Qué esta ocurriendo con los colaboradores de Sálvame? Últimamente se han visto asediados por una cascada de problemas judiciales que amenazan su vida diaria. ¿A qué se deben todo estos encontronazos con las leyes?

Belén Esteban, ahora que ha finalizado su participación en el reality GH Vip, tenía intención de donar el importe de 100.000 euros del premio que recibió del concurso. Cuál sería la sorpresa de la "princesa del pueblo" al observar que tenía que entregar la mitad del importe del premio a Hacienda.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Al final el importe que quedará a Belen Esteban para obras caritativas será de 48.000 euros, lo que la chica ha calificado como vergonzoso. También instó a Hacienda a que acudiese al programa de GH Vip.

Maria Teresa Campos también se vio envuelta en problemas mientras planeaba unas dulces vacaciones veraniegas con su novio, Bigote Arrocet. Hacienda le reclama nada más y nada menos que 800.000 euros, lo que posiblemente empañará las doradas vacaciones de la presentadora de Televisión. Los telespectadores, por su parte, protestaban porque ningún programa como Sálvame se hizo eco de la delicada situación de la Campos.

La imputación de Antonio, novio de Paz Padilla, también ha arruinado lo que parecía el precioso comienzo de unas preciosas vacaciones estivales. Según informan algunos medios al respecto, la presentadora pactó con el espacio que no se informase de este tema durante el mismo, con objeto de proteger el derecho a la intimidad de su pareja. Este hecho incendío Twitter y las cuentas de algunos VIPS, entre las que se encontraba la de Kiko Rivera, que protestó enérgicamente debido a que no se tratase en el espacio televisivo este espinoso tema.

Vídeos destacados del día

Kiko Hernández, por su parte, fue condenado a prisión el pasado mes de marzo por un delito de apropiación indebida. Según informan los medios, Kiko se apropió de 14.000 euros de un cliente que acudió a su empresa inmobiliaria, que cerraría después. El programa respondería guardando silencio acerca de este asunto y dando vacaciones al colaborador, con objeto de que el problema quedara en el olvido.