Cada verano Jorge Javier Vázquez deja Sálvame en manos de Paz Padilla y Sálvame Deluxe en las de María Patiño para irse de vacaciones, pero en esta ocasión sacrifica su tiempo de descanso poniéndose al frente de Cámbiame Premium, el hermano mayor del programa de sobremesa 'Cámbiame', que a pesar de apostar por personajes claramente frikies, o tal vez por eso, está teniendo un buen éxito de audiencia.

Desde hace tiempo todo hace sospechar que Jorge Javier, está buscando alternativas al que ha sido su programa estrella después de un período en dique seco tras desaparecer el controvertido 'Tomate'.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Las alarmas se encendieron en Octubre del pasado año, cuando el presentador confesó que había estado a un paso de abandonar el programa que venía conduciendo desde su inicio en 2009 reconociendo que: 'no podía más' 'No me lo pasaba bien con mi trabajo, me estaba superando' él quería tomarse un año sabático pero Paolo Vasile le hizo desistir de su empeño dándole más tiempo libre.

Está claro que los parches no solucionan el problema y así hemos visto como poco a poco J. J. ha ido delegando en Paz Padilla y su presencia en Sálvame diario se ha reducido considerablemente. ¿El motivo? Los ensayos para su próximo desembarco en su primera aventura teatral: 'Iba en serio' una comedia musical basada en su vida y naturalmente protagonizada por el que algunos llaman en privado 'le petit Napoleón', no tanto por su estatura sino más bien por su afán de liderazgo a costa de lo que sea.

Jorge ha escrito nuevo libro, dirige el 'Laboratorio de la voz', es empresario teatral y ahora además protagonista de una comedia musical. Está claro que seguir presentando un programa a la deriva como es ahora mismo Sálvame, empaña el brillo de un Jorge Javier en plena inmersión en el mundo de la cultura.

Vídeos destacados del día

Mientras compañías teatrales de reconocida trayectoria no encuentran centros subvencionados que las programen, la obra del presentador se representará en teatros públicos pagados con el dinero de todos.

Todavía resuena en nuestros oídos el intento fallido de cantar que hizo vestido de Isabel Pantoja en 2012, cuando ya llevaba tiempo con una profesora. Hay que suponer que debe haber mejorado mucho para atreverse con una comedia musical, pero el hecho de que no haya querido ofrecer ni unos pequeños compases, ni adelantar nada de la obra cuando se lo han pedido es cuando menos sorprendente. Nos viene a la memoria un refrán: 'Quién mucho abarca poco aprieta'.

Sálvame va a la deriva tanto por la falta de renovación de los tertulianos, como por su empeño en que Isabel Pantoja y familia lo protagonicen una tarde sí y otra también. Ya ni siquiera buscan cebos originales. Ese burdo intento que incita a la risa, de querer unir sentimentalmente a Belén Esteban con Kiko Hernández una vez que el montaje veraniego con el torero no ha dado el resultado esperado, la falsa crisis de Makoke y Matamoros, El enfrentamiento programado de la Bollo con Chelo....

Todo tiene un tufillo de barco a la deriva y ya sabemos que en ocasiones, los capitanes son los primeros en abandonarlo.