El legendario luchador Terry Bollea, conocido en el ambiente artístico como Hulk Hogan fue despedido de la WWE (World Wrestling Entertainment, Inc) por haber dicho el término "Nigger". Palabra despectiva que es usada en ocasiones por personas intolerantes para denigrar a los ciudadanos afrodescendientes. El vocablo en cuestión, también conocido como la "N-Word", fue usado por Hogan para referirse al novio de su hija Brooke, un rapero de poca fama llamado Yannique Barker, conocido con el alias de Stack$.

El audio de Hogan diciendo esta palabra, fue extraído de forma secreta e ilegal por un conocido suyo en el medio de una conversación privada, en la que Hogan describía el comportamiento del novio de su hija.

Cabe recordar que la privacidad del luchador y actor fue violada años atrás, cuando un vídeo suyo teniendo sexo fue difundido y comercializado sin su consentimiento.

Este incidente hace parte de una creciente ola tensión racial en el país del norte, que se ha visto incrementada en los últimos meses con los tiroteos de policías a hombres negros desarmados, como el sucedido en Ferguson. Y a la reciente controversia generada en algunos medios por la utilización de la bandera de la confederación de los estados del sur durante la guerra de secesión de EE.UU., en juegos de computadoras, ropa, o series de Televisión.

Brooke Hogan perdonó a su padre a través de su perfil de Facebook con un poema, en el que lo describe como un hombre de corazón dulce, que nunca heriría a nadie de forma intencionada.

Vídeos destacados del día

Además, la joven cantante acusó a los periodistas de "tiburones mediáticos".

Pero ni siquiera el gesto de su hija ha logrado detener el linchamiento mediático que suele seguir después que una celebridad comete un error de estos. Lo irónico de esta situación es que, quien despidió a Hogan, Vince McMahon, dueño de la WWE, usó este término despectivo en el medio de un show televisivo de su organización, y a pocos metros de un luchador afrodescendiente, y no sucedió nada. ¿Doble moral?