Y llegó el momento de vivir la quinta eliminación de Gran Hermano 2015 en Argentina y lo hicimos con sorpresa tanto periodistas, como invitados a la gala como en la propia casa, donde nadie se esperaba que acabara resultando lo que la audiencia decidió mayoritariamente.

Después de presentar el programa y arrancar con alguna de las polémicas más relevantes de la semana, como fue la mala gestión de la compra por parte de María Paz y Matías, a quienes les sobraron tras su visita al supermercado un total de 900 pesos que no pudieron recuperar, tal y como indicaban las normas, y que les supuso una bronca tremenda, además de algunas imágenes de la última fiesta, llegó el momento duro de la noche.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

En total había seis nominados: Matías, Marian, Brian, Maypy, Fernando y Angie. Una nominación múltiple que, como suele suceder en estas ocasiones, liberaba a tres de los concursantes, los que menos ruido están haciendo en estas primeras semanas de concurso y penalizaba a los que están ocupando una mayor cuota de pantalla en el poco más de un mes que lleva arrancado el Reality.

De esta forma, Matías, Marian y Brian eran informados de que la audiencia les había dedicado menos votos que al resto de sus compañeros y que, por lo tanto, debían volver a la casa para seguir concursando una vez estaban salvados de manera definitiva.

Por el contrario, Fernando, Angie y Maypi debían seguir en la sala de la expulsión, donde el tiempo pasaba y el público comenzaba ahora a cebarse con la expulsada, que a la postre fue Maypi con un total del 56% de los votos emitidos por la audiencia. Un número más que considerable.

Tras este mal trago para alguno de sus compañeros, y que fue celebrado por otros, no hubo tiempo para el descanso y llegó el turno de volver a nominar para ver quiénes eran los nuevos rostros que se exponían de nuevo, y hasta el próximo jueves, a la audiencia, que será una semanas más quien decida quiénes deben seguir concursando.

Vídeos destacados del día

La cosa se está poniendo cada vez más tensa en la casa y el devenir del concurso se ha vuelto imprevisible.