Me preparé y salí. Eran casi las 18:30, y no sabía cuanto tiempo me iba a llevar llegar hasta el lugar. Tuve la suerte que al aparecer en la parada, agarré un “trencito” de tres colectivos 108 que pasaron. El primero intomable. El segundo no paró. Y en el tercero finalmente subí. No iba muy lleno, es más, me senté casi enseguida. El viaje duró mucho a Liniers porque había mucho tránsito en Beiró y el bondi agarró por un montón de laterales. Con el tiempo me enteré que estaba cerrada la General Paz por el tema del nuevo puente.

Llegué a Liniers tras un viaje de… 45 minutos (en un día normal se hace en 20 o 25 como mucho) Subí el puente como loco para que me lleve a los andenes del Sarmiento.

No encontraba donde sacar boleto hasta Ituzaingó. Un cana se me acercó y me dijo: “Pasa, acá no paga nadie”. Pasé. Bajé la escalera. Faltaban 4 minutos para que llegue el tren. Había mucha gente ya que era hora pico. Mis pensamientos se centraban en: “¿podré tomar el próximo tren?, ¿llegaré a tiempo?”

El tren vino, subí. Detrás de mí había una marea humana me empujó y se empujó hasta que quedé casi estampado en la puerta del frente. El viaje fue horrendo. Se puteaban entre ellos, se empujaban. Y yo fui ese día solamente. Hay gente que pasa por eso todos los días varias veces. En Morón se normalizó…ya era “viajable” el tren. Bajé en la parada. Me fui hasta el teatro.

Al llegar al Gran Ituzaingó, me encontré que el show era a las 22:00 h, y no a las 21 como creí. O sea, acampé en el bar de al lado, saliendo de a ratos para fumar cigarrillos.

Vídeos destacados del día

En una de la veces que salí, vi a la banda que sale del teatro. Me pasaron por al lado y se fueron a ese bar donde yo acampaba. Ese día jugaba Argentina con Colombia por los cuartos de la Copa América. A la hora del partido estaba el bar lleno. Todos comiendo y enfervorizados por el partido. Y mientras yo consumiendo mi café número 4. Estaba ubicado a tres mesas de la banda. Varias personas se acercaban a saludarlos y a sacarse fotos. Padín fue siempre muy amable y respondió a los pedidos de quienes se acercaban.

Terminó el primer tiempo; 0 a 0. La mayoría de los que estábamos en el bar, rajamos hacia él teatro. Padín escondió su cara dentro de su campera y entró al teatro junto con los otros. Ya era hora del show.

Había bastante gente teniendo en cuenta que jugaba Argentina. De hecho mientras esperaba el comienzo del show, dos señores grandes miraban por su teléfono celular el partido. Yo pacientemente, miraba para adelante y veía a un miembro del staff afinar los instrumentos y cuanto más pasaba el tiempo, probaron luces y empezó a salir humo.

El show comenzó 22:13 de mi reloj, con una "intro" de la gira del 80-81 de Queen (posiblemente sacada de Rock Montral). Y aparecieron al ritmo de “We will Rock You(Fast)”. La banda lucía un look estilo esa época, mientras que Padín vestía como “Live Aid” más la campera de “Rock in Río”.

Pasaron varios éxitos, un “Killer Queen” completo y varias sorpresas para fanáticos, combinados con éxitos infaltables. El público los recibió cautos, no como otras veces que había ido, pero al cuarto tema ya estaban enloquecidos.

Continuará…en la segunda parte de esta nota.