Lo nunca visto en la larguísima historia de ediciones de Gran Hermano en todo el mundo tuvo lugar en las últimas horas en la edición argentina con la entrada de la Policía a la casa donde andan encerrados los concursantes.

Fue a primera hora de la tarde cuando los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado, después de reunirse con la dirección de Gran Hermano Argentina, acordaron la entrada de la policía al encierro tras mostrar una orden en la que se constataba la imputación de un delito de estafa a Mariano Berón

Y así sucedió. Con risas y pensando que se trataba de una broma, los hermanos se acercaron a los policía a ver qué es lo que sucedía esta vez con la desagradable sorpresa de que la cosa iba en serio.

Traían una notificación judicial y en ella se hablaba de que al concursante Mariano Berón se le había imputado un doble delito de estafa y asociación ilícita de la que debería defenderse en los tribunales en las próximas fechas.

Según esta notificación, el concursante deberá abandonar gran hermano para evitar ser detenido si finalmente decide ausentarse de esta causa con lugar en la ciudad de Córdoba y que tiene lugar tras la venta ilegal de un vehículo motorizado Honda CBR 600 por un valor de 170 mil pesos.

Según los tres policías que se acercaron al nido sobre las 17 horas, le informaron también de que la denuncia partía de un particular, Emanuel Colombero, al que se le habría estafado con la venta de este vehículo, supuestamente, a través de la expedición de un cheque sin fondos en un entramado que se dedica a este tipo de estafas, lo que agrava y mucho la situación de Mariano con la justicia.

A la espera de que sea llamado a declarar, Mariano debe decidir si abandonar por su propio pie la casa de Gran Hermano antes de que sea citado por el juez o si es detenido como según las fuentes consultadas por nosotros nos han indicado está previsto en las próximas horas para agilizar el proceso. Todo un lío mediático que salpica al programa de moda en Argentina. Veremos qué sucede.