Tras Fran Álvarez y 'El Migue', Belén Esteban parece haber encontrado ya un hueco en su corazón tras el hueco dejado por su última pareja a raíz de una infidelidad producida durante el tiempo que duró su encierro en la casa de Gran Hermano VIP.

Era su compañero en Sálvame, Kiko Hernández, el que adelantaba en primicia cómo fue el fin de semana del Orgullo Gay, toda una fiesta en Madrid, para la colaboradora estrella de Telecinco en un sábado que destacó por ser uno de los más largos y divertidos que la Esteban ha pasado en los últimos meses.

Después de estar presente en la cabalgata con las famosas carrozas madrileñas del Orgullo Gay, Belén Esteban quiso continuar la fiesta en un restaurante italiano muy conocido de la capital de España donde la presentadora disfrutó de un manjar con varios amigos.

El cocinero, advertido de la presencia de Belén Esteban en la sala, no dudó en salir a saludarla y, una vez finalizado el servicio, y tras la insistencia de la Princesa del Pueblo, acompañó a estos en su sobremesa departiendo con ellos y centrando su atención en una Belén que no escondió el atractivo de este Chef durante ningún momento.

Tanto fue así que ambos, después de charlar, no dudaron en intercambiar teléfonos y en continuar la fiesta más allá del restaurante en una sala de fiestas en la que, según la versión de algunos testigos, nació el amor.

Un idilio fugaz que habría tenido su continuidad en los últimos días en los que ambos habrían cruzado mensajes y quedadas con una nueva cita pendiente para este fin de semana que ya tenemos a la vuelta de la esquina y en la que parece, la Esteban volverá a probar el italiano al que tanto se ha aficionado en los últimos días.

Vídeos destacados del día

Por ahora, la relación parece estar en ciernes, pero no falta interés por ninguna de las dos partes, para que la cosa vaya hacia adelante. El nivel de seriedad y, sobre todo, de exposición pública que ambos tengan previsto darle, eso ya es otra cosa. La pregunta es: ¿Será lo del italiano un amor de verano o algo más?.