Entró de rebote, ya que Telecinco había ofrecido la plaza de Supervivientes a su hermano mayor, sin embargo, Christopher ha conseguido coronarse como ganador de esta edición. Así, el "pijo" de la isla y, probablemente, el más desconocido de los participantes, ha logrado desembarazarse de todo un plantel de famosos y famosetes que pululaban por las islas de Honduras.

No diríamos que no ha sido un merecido ganador, pero también habría que reconocer que Christopher ha hecho gastar poca tinta y poco papel durante su concurso. Aparte de alguna discusión, más o menos vehemente, con Labrador, Lucía y Lola, lo momentos más álgidos de Christopher en la isla fueron el enfrentamiento con Nacho Vidal, justo después de que el actor porno le enseñara a hacer fuego, la "traición" a Fortu, su "papá" en la isla, y los "tonteos" con Chabelita.

Aunque sigue insistiendo en que no fue estrategia, lo de no salvar a Fortu de las nominaciones fue, probablemente, el desencadenante que le ha hecho llegar tan lejos. Por una parte, esta acción lo liberó de cualquier compromiso con Fortu y le permitió nominar libremente al rockero, lo que a la postre hizo que uno de sus máximos contrincantes abandonara el concurso.

Por otro lado, la separación de Fortu abrió el camino para su relación con Chabelita, lo que ha sido definitivo para llevarse los 200.000 euros del maletín de Supervivientes. Aunque ganó a Nacho Vidal por unas décimas, esta victoria no habría sido posible sin el apoyo de "los pantojistas" que una vez la niña fuera de la isla se volcaron para cumplir el deseo de la hija de Isabel Pantoja, que ganara Christopher.

Aunque Nacho, tras superar nueve nominaciones, era el gran favorito, este lo tenía muy difícil en la final.

Vídeos destacados del día

Aparte de luchar contra los millones de la familia Mateo, Nacho también tenía que lidiar contra los seguidores de Chabelita y de Suhaila. Respecto a esta última, aunque parezca imposible, y como dicen de las brujas en Galicia "los seguidores de Suhaila no existen pero haberlos haylos".

Todo así, Christopher ha conseguido ganar la segunda edición más vista de Supervivientes y ha hecho honor a ese dicho que dice "dinero llama dinero". Además, si dieran un premio al mejor defensor de un concursante, su madre María Luisa también se lo hubiera llevado. Aunque esta empezó un poco vacilante y Twitter se quejaba de que no le entendía nada, con el tiempo se fue viniendo arriba y ha sido la mejor defensora en el plató.

Ahora, a descansar de Supervivientes, pero por poco tiempo. El jueves ya tenemos un debate que, si no le da por dar a luz antes, lo presentará Raquel Sánchez Silva y el próximo domingo comenzará un precampeonato de Supervivientes 2016 titulado "Pasaporte para la isla" que presentará Jordi González y que promete espectáculo sobre todo viendo a esa mamá de ¿Quién quiere casarse con mi hijo?