Dicen que "rectificar es de sabios", y Magnolia y Telecinco se han puesto manos a la obra para evitar la debacle de "Pasaporte a la isla" en la segunda Gala del programa. Una de las correcciones más notables fue la de evitar varios bloques de publicidad durante la primera hora de emisión y que ya hizo la primera gala insufrible.

Otro aspecto que variaron, durante la segunda gala, fue el de no exponer a los aspirantes al juicio de los colaboradores en el plató.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Este aspecto, sin duda, adulteraba el concurso, pues los aspirantes conocían de buena mano la información del exterior y, así, podrían modular sus nominaciones y su conducta durante el resto del concurso.

Un ejemplo se vivió ayer, si los concursantes saben que las madres son populares y gozan del beneplácito de colaboradores y público, la estrategia es nominarlas hasta que abandonen el concurso.

Pues, aunque rectificar sea de sabios, a Telecinco tampoco le han valido estas pequeñas modificaciones y "Pasaporte a la isla" no remonta el vuelo en la noche de los domingos. Si en la primera gala obtuvo un modesto 14,7% de share, en esta segunda entrega ha ido para atrás y no ha llegado al 13%. El desinterés de la audiencia podría estar motivado por el poco carisma de los concursantes, el desastre de la organización o por la paupérrima actuación de los presentadores que, por su supuesta experiencia, se hace más flagrante en el caso de Jordi González.

Tampoco ha servido de nada utilizar el comodín Carmen Gahona, que a esta marcha se va a convertir en la animadora estrella de los realities de Telecinco.

Vídeos destacados del día

De hecho, y si tuviéramos que decantarnos por algún animador de este concurso, diríamos que Estrellita, la cabra lechera que entró a manos de Carmen Gahona ha tenido más éxito que la invitada humana.

Puestos a rectificar, en la gala de ayer rectificaron sus opiniones tanto el presentador, Jordi, como una ex Supervivientes, Lucía. El primero, después de haber divulgado a los cuatro vientos que la utilización de Belén Esteban de su diabetes no tenía ninguna importancia, ayer decía "estamos tontos, como vamos a hablar en este programa de una enfermedad". Lucía también veía muy mal que criticaran a Miriam por su olor corporal, pero ella en el "palafito" de Supervivientes se puso las botas con Lola a decir que Fortu, Nacho y compañía eran unos guarros y que olían mal.

La verdad, un espectáculo lamentable, la organización fue de segunda división, trampas de Lorena que pasan desadvertidas, bolsas de lastre de arena que se agotan, quejas de los concursantes por la equidad de las pruebas y todo tipo de fallos técnicos y humanos que convirtieron a "Pasaporte a la isla" en el programa más chapucero de la Televisión. Lo de menos es que Miriam y Yasmina estén nominadas, aunque a este paso al que tendrían que echar del concurso es a Jordi González y, de paso, a unos cuantos editores del programa.