Final inesperado el que se vivió anoche en Supervivientes 2015 cuando se inició la Gran Final a cuatro bandas que tenía preparado Telecinco para la Gala Final del domingo.

Con Nacho Vidal, Rubén, Rafi Camino y Christopher Mateo con opciones de llevarse el trofeo de 'robinson' del año y el premio en metálico que este lleva consigo, los pronósticos comenzaron acertando y, tras una primera nominación, Rubén y Rafi Camino se medían a la audiencia siendo este último el que perdía cualquier opción siendo el cuarto finalista del concurso.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Supervivientes

Tras él, Nacho Vidal quedaba de nuevo nominado, la vez que hacía nueve, con Rubén por estar en la gran Final a dos bandas y, como era de esperar, era Rubén, el superviviente menos conocido el que no podía parar la embestida de Nacho.

Para entonces, Christopher Mateo ya estaba en la Final. Tras apuntarse las dos pruebas preparadas por la organización de Telecinco en 'Palapa Ibérica', el niño de la laca demostraba llegar en el mejor estado físico y psicológico a este momento decisivo del programa, colándose por méritos propios en la Final con Nacho Vidal.

Con estos dos finalistas de mérito se llegaba a la Gran Prueba Final y para entonces el chico más joven de la presente edición ya se había metido al público en el bolsillo. Con todo esto, Jorge Javier Vázquez informaba a Lara Álvarez de que, pasada bien larga la media noche, sería el turno de afrontar la prueba final que dictaminaría el ganador de Supervivientes 2015.

Con un Nacho Vidal agotado y un Christopher Mateo al alza y con la moral por las nubes tras hacerse con la primera prueba, Chris conseguía hacerse con esta última prueba y, de paso, con el título de ganador de Supervivientes 2015 y con el botón de 200.000 euros.

Vídeos destacados del día

Nacho Vidal que se veía ganador, ya que contaba con la gran mayoría de la audiencia respaldándole, no se lo podía creer. Ya en las entrevistas, con Christopher eufórico y Nacho de bajón ambos contaron cómo ha sido una experiencia de la que ambos se sienten claros ganadores.