Hemos visto a Isabel Pantoja de la mano de su hermano Agustín Pantoja, saliendo desde la cárcel de Alcalá de Guadaira en horas del mediodía en el día de ayer 1 de junio de 2005. Los periodistas apostados aguardando su salida, no dejaron de filmar cada instante y de sacar fotos, mientras la tonadillera se dirigía al vehículo que la transportaría hacia Cantora para encontrarse con sus familiares.

Isabel Pantoja ataviada con pantalón blanco tipo pitillo con una blusa en rojo fuerte, salía con un semblante sereno, radiante y sonriente, como si saliera de su propio concierto, seguía saludando, tirando besos y sonriendo, como agradeciendo que aún no le han olvidado como artista.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Este primer permiso que le es otorgado después de seis meses de estar en la cárcel será desde ayer lunes 1 de junio de 2015 al viernes 5 de junio de 2015 en que deberá volver a la cárcel para continuar pagando su pena carcelaria.

El trayecto desde la cárcel hasta Cantora, Isabel Pantoja se mostraba tranquila, segura y feliz, pues pronto se volvería a reunir con los suyos: su madre Ana, su hijo Kiko Rivera Pantoja, su hijo Francisquito, la novia de Kiko que está embarazada y en la que Isabel Pantoja en breves meses volverá a ser abuela de su hijo biológico, también el pequeño Albertito hijo de Chabelita Pantoja hija y de su ex Alberto Isla, también estarían Anabel Pantoja y demás miembros familiares.

Ayer los programas de la prensa rosa como AR, Sálvame estaban esperando desde muy temprano la salida de la tonadillera. La imagen que dio, fue como que no la iban a ver hundida como cuando ingresó en horas muy tempranas a la cárcel, vestida de negro, con lentes oscuros, acompañada también por su hermano, su hijo y su sobrina Anabel Pantoja.

Vídeos destacados del día

Esta vez, se mostraba como diciendo: aquí estoy, Isabel Pantoja está aquí, entera, mostrando eso de "dientes, dientes, que es lo que más molesta a la gente y a los periodistas"

Si bien, Isabel Pantoja se ha adaptado a las reglas de la cárcel, algunas de las presas dicen que tiene ciertos privilegios que no debería tener, en cambio otras, prefieren el silencio o decir que todo está bien.