La serie The Brink está dirigida por Jay Roach un director norteamericano ganador de dos premios Emmy y ha sido creada por los hermanos Roberto y Kim Benabib. El reparto es de lujo, con un enloquecido Tim Robbins (Mystic River, City of Ember) al que le dan la réplica el actor Jack Black (Amor ciego, King Kong) Pablo Schreiber (The Manchurian candidate) Carla Gugino (Noche en el museo) y Aasif Mandvi actor cómico de origen indio (The Internship) junto con un gran reparto de actores secundarios.

HBO es el acrónimo de Home Box Office y es uno de los más populares canales de Televisión por cable y satélite de Estados Unidos, siendo la cadena que cuenta con más suscriptores.

HBO comenzó sus emisiones en 1965 y fue el primer canal en o utilizar la red de difusión terrestre de televisión habitual hasta entonces. Su propietaria es la Time Warner y tiene la sede en Nueva York. Entre sus series estrella se encuentran: Juego de Tronos, Sexo en Nueva York y True detective.

The Brink se centra en la crisis geopolítica que se crea cuando un general traidor se hace con el control de Pakistán y lógicamente con su arsenal nuclear. Tres hombres buenos son los encargados de intentar evitar una Tercera Guerra Mundial que parece inminente. El Secretario de Estado, Walter Larson (Tim Robbins) un humilde funcionario del Ministerio de Exteriores, Alex Talbot (Jack Black) y un piloto de combate de la Marina, Zeke Tilson (Pablo Schreiber). Los escenarios se centran en La Casa Blanca, el turbulento Oriente Medio y un portaaviones anclado en el Mar Rojo.

Vídeos destacados del día

Tim Robbins nos muestra un personaje muy alejado de los que le conocemos habitualmente con grandes dosis de humor e irreverencia. A Jack Black ya lo conocemos como actor cómico y de comedia. El gran descubrimiento es Pablo Schreiber, hermano del gran Liev Schreiber, que interpreta a un piloto de combate atípico.

Una serie de humor negro con un buen ritmo y divertidos gags que arremete contra la política y las guerras. Por lo visto en el tráiler oficial, estamos ante una comedia enloquecida con actores muy metidos en su papel y que puede resultar estimulante en un panorama trufado de series policíacas, catastróficas o simplemente violentas. La sátira está servida.