Después de 12 años, Telemadrid puede empezar a salir del pozo en que la metieron los incompetentes dirigentes que ha tenido, que hundieron una notable TV pública que nació en 1989 como la TV3 de la capital del Estado para convertirla en un calco del desaparecido Canal 9 valenciano.

Al no tener ya el PP mayoría absoluta en la Comunidad de Madrid y con el Ayuntamiento de la ciudad que casi seguro que irá a otro partido, el nuevo Consejo de Administración de Telemadrid tendrá una nueva composición.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

No podrá el Gobierno regional imponer su criterio como antes, o tendrá que diseñar una nueva forma de informar. Los asientos serán ahora 3 para el PP, otros 2 para el PSOE, 2 para Podemos y 1 para Ciudadanos.

Casi todo el mundo da por seguro que la parrilla de programación cambiará de rostros conocidos, y muchos que fueron triste muestra de la tendenciosidad mostrada con total falta de escrúpulos, desaparecerán de la misma. Entre ellos, nombres como Hermann Tertsch, Alfonso Rojo, Fernando Sánchez Dragó o Ana Samboal, aparte de José Antonio Ovies y otros.

Telemadrid, bajo la gente citada y sus dirigentes, ha ido bajando muchísimo de audiencia, hasta ser actualmente la TV autonómica con menos público siguiéndola, al contrario de la catalana TV3, que pese a cómo sean sus informativos, su excelente oferta de programas y series de producción propia hace que siga teniendo audiencias decentes.

La lista de programas que han demostrado esa tendenciosidad ultraconservadora, como portavoces a secas del Gobierno Aguirre la mayor parte del tiempo, han sido muchos.

Vídeos destacados del día

El "Diario de la Noche", el Telediario de medianoche, tuvo un giro radical con el cese de su director, Germán Yanke, por Esperanza Aguirre al no gustarle nada una entrevista que él le hizo. Entraron otros como Fernando Sánchez Dragó, que lo convirtió en una especie de prolongación de su programa literario, y Hermann Tertsch, que llegó a surrealistas ideas como grabar un editorial un día antes de una huelga general, "pronosticando" que ésta había fracasado.

Otros programas que han tenido más críticas y sarcasmos contra él que halagos como "Ciudadano Cake", que llegó al extremo de intentar provocar un incidente diplomático en Gibraltar. Su presentador, Cake Minuesa, quiso convertirse en el Jordi Évole de derechas, pero no lo consiguió. Sólo consiguió que se le llamara "Follofacha", lo contrario a "El Follonero" del periodista catalán.

El nuevo Consejo de Administración luchará para parar las externalizaciones de la mayor parte de la producción de programas de la cadena, que en 2014 se habían consumido casi la mitad del presupuesto, unos 33 millones (el total del mismo son 68).

El canal sufrió hace años un ERE salvaje, despidiéndose a casi toda la plantilla, que no se quiso rectificar pese a sentencias judiciales en su contra. Salvemos Telemadrid es una plataforma digital que defendía la readmisión de los despedidos, algo a que el Gobierno de Ignacio González, sucesor de Esperanza Aguirre, siempre se negaba.