Este cronista ha estado casualmente como público en tres programas de TVE-1, uno un magazine diario y los otros dos concursos, y quizá pueda explicar el porqué de sus respectivos fracasos.

El primero, "T con T", era un magazine diario que presentaba la polémica Mariló Montero, especialista en meter la pata una y otra vez con comentarios inoportunos. En este magazine, ella estuvo más comedida, pero no tuvo suerte ante la dura competencia de esa hora del día, y el programa duró tres meses, pese a que intentó levantar la audiencia, pero su tono un tanto anticuado en el planteamiento de los temas y su didactismo no convenció al público, con otras inquietudes en la actualidad.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

Entonces, TVE recurrió a un clásico de los presentadores, el vasco Ramón García, ahora más presente en la radio y que hace dos décadas presentaba concursos imbatibles en audiencia, "Grand Prix" y "Qué apostamos", programas de gran presupuesto y pruebas que sorprendían al espectador.

Pues esta vez le confiaron "El legado", modesto concurso de preguntas y respuestas con bajo presupuesto entre seis concursantes, colocados en corro.

Tampoco consiguió su objetivo y también cayó de la programación en tres meses. Su tono no muy alto no captaba la audiencia, pese al esfuerzo de él y de sus atractivas compañeras de programa, una rubia y una mulata, que no estaban allí más que de floreros, pese a su buena dicción para decir las respuestas correctas.

El mes pasado, TVE contrató a los humoristas andaluces Los Morancos de Triana. Confió el Ente en ellos para presentar "Jugamos en casa", en un plató decorado como si fuera la salita de su casa, con un mural que tiene una gran fotografía panorámica de Madrid. Como dice el título, "Jugamos en casa" es como esos juegos de mesa que nosotros tenemos para jugar con nuestras amistades, sobre todo juegos de mímica o de preguntas y respuestas.

Vídeos destacados del día

Dos concursantes, arropados por varios famosos cada uno, se enfrentaban entre sí.

TVE y la productora del programa pactaron que tenía que tener un mínimo de audiencia de un 10 %, pero no ha llegado a ese mínimo y TVE no continuará con el programa, aunque emitirá todos los ya grabados. El ritmo del programa era pasable, pero era tan flojo como "El legado". Además, tampoco ayudaba el humor de otra época de Los Morancos y sus chistes un tanto soeces, inadecuados para horario infantil. Ellos tienen más éxito en Canal Sur Andalucía y en sus actuaciones teatrales, pero este concurso les venía grande.

Estos fracasos se unen a la caída de audiencia general de TVE-1, no sólo por su tendenciosidad política, sino por su pésima gestión y falta de criterio al elegir nuevos programas que conecten con el público, entre ellos el de José Luis Moreno, además de unos gustos anticuados que ya no atraen ni a los que ven las películas del año del catapum que pone ahora La 2-TVE, que han sustituido a las películas independientes europeas recientes, francesas sobre todo, que ponía el canal habitualmente.

Y en la franja de tarde, a TVE le va algo mejor con sus series dramáticas diarias, "Acacias 38" y "Seis hermanas", ambas de diferente calidad de acabado, aunque tampoco sean muy altas sus audiencias, debido a la dura competencia con series parecidas a esas horas, como las de Antena 3 ("Amar es para siempre" y "El secreto de Puente Viejo") o la serie diaria de TV3 "La Riera".