Elisa ha sido la última expulsada de esta edición de "Supervivientes 2015" contra todo pronóstico la italiana se queda fuera del concurso. A pesar de que es la más querida por los seguidores del Reality ha perdido contra Lucía y Lola que han recibido más apoyo.

Los seguidores del programa vuelven a salvar a Nacho Vidal quien estaba nominado con Lola quien fue la desterrada de la Palapa. La ex viceversa desde el momento que le informaron que estaba nominada y más con Nacho ya se consideraba fuera de la isla, a pesar de que sabía que estaba la posibilidad del Palafito ya que lo había comentado con sus compañeros.

Lola se despidió de sus compañeros y después ha sido como sus ex compañeros decir en su alegato que ya quería irse, lo que cambió cuando se enfrentó a una nueva nominación en el Palafito y afirmó que quería quedarse.

Por su parte Lucía pidió a la audiencia que la expulsaran porque la semana en el Palafito había sido muy dura para ella. la ex hermana reconoció que el ser expulsada y llevada a un nuevo sitio no le sentó nada bien, ella ya se creía de vuelta a Madrid donde quería estar.

Con dos alegatos que se querían ir y una que se quería quedar, la audiencia decidió expulsar a la única 'robinsona ' que ha demostrado ser una auténtica concursante y ha superado todas las pruebas. Elisa se fue llorando desconsolada porque quería quedarse en el concurso y así lo ha demostrado cada día ofreciendo lo mejor de sí tanto a sus compañeros de destierros como a los seguidores del reality.

Lola se ha quedado así en el Palafito no muy convencida como cada uno que llega, junto con Lucía serán las habitantes del pequeño "refugio" creado por la producción.

Vídeos destacados del día

Elisa de camino a Madrid y aunque no llegará para el domingo, el jueves que viene tendremos a la italiana en el plató. Quien a pesar de pasar casi todo el reality fuera de la convivencia de grupo fue sin lugar a dudas la mejor concursante.

Nacho Vidal se vuelve a quedar en Honduras por decisión de la audiencia pero recordemos que estuvo cuatro días alejado de la convivencia por volverse muy agresivo con sus compañeros.