Tienen casi la misma edad y ese aire entre ingenuo y directamente naif que tanto gusta a los románticos de todo el mundo. Isabel y Christopher han pasado la semana hacinados con sus compañeros en el palafito y poco a poco han ido descubriendo que tienen muchas cosas en común. El roce hace el cariño y de eso al romance hay solo un paso muy pequeño que ellos aparentemente han traspasado.

Christopher está demostrando ser un buen superviviente y poner en práctica una de sus normas 'Al que me venga subidito en la isla, le voy a cortar el rollo rápido' Dicho y hecho, el joven no se deja ningunear por nadie y menos por un Fortu que en esta última Gala ha perdido el Norte claramente dejando ver su verdadera forma de ser: prepotente, falsa y mentirosa.

Isabel ha vivido durante casi todo el concurso a la sombra de su amiga Suhaila que la protegía como una gallina clueca a su polluelo, lo que le ha impedido acercarse a los demás y disfrutar del concurso como ahora está haciendo. Hemos visto a una chica pasiva que ni pescaba ni recogía leña y todo lo que hacía era abrir y comer almendras. Al ser expulsada Suhaila, su comportamiento dio un giro de 180 grados y empezó a salir del cascarón y a demostrar que puede ser una buena superviviente.

Christopher e Isabel han ido descubriéndose mutuamente mientras estuvieron en playa Uva teniendo conversaciones muy cómplices, más por parte de ella, quien no ha dudado en abrir su corazón y hablar de su madre, de la difícil situación por la que atraviesa y de su hijo, del que antes parecía no querer acordarse, seguramente para no sufrir tanto su ausencia.

Vídeos destacados del día

Llegados al palafito, sin casi sitio para moverse y con unas horas limitadas para poder abandonarlo, Isabel definitivamente ha dejado de ser crisálida para convertirse en mariposa y ha empezado a desplegar sus alas. Ha conseguido levantar a Rafa y llevarlo a coger lapas y cangrejos. Cierto que él más bien miraba, pero estaba de pie, que ya es mucho.

La amistad de los jóvenes ha ido creciendo y hemos asistido al comienzo de un bonito romance del que a lo mejor no han sido totalmente conscientes hasta llegar a la Gala de ayer. Isabel pidió a Rubén que le enseñase a bailar bachata y le puso mucho empeño para luego practicar con Christopher. Las confidencias, miraditas y sonrisas se han sucedido durante toda la semana.

Sus compañeros lógicamente se han dado cuenta y cuando ayer ella les contó que Christopher ha logrado lo que no había conseguido nadie antes: que ella le cantase, han empezado a bromear respecto a que su 'novio' se tiene que preocupar. Lo sorprendente es que la chica no ha protestado, ni ha hecho ningún aspaviento de negación para a continuación pasar a acariciarle el pelo a Christopher que tenía la cabeza en su regazo.

Una imagen tierna a la que J. J. Vázquez ha hecho alusión sin que ninguno de los dos haya hecho nada por negar lo evidente. Se gustan y tienen afinidad. ¿Seguirá su romance fuera del concurso? ¿Es en realidad una estrategia para conseguir llegar a la final?

Esta semana los nominados son Fortu que está teniendo comportamientos impresentables y un Nacho Vidal que ha llegado a la unificación con la escopeta cargada. La semana empieza con borrasca emocional que seguro le pasa factura a uno de los dos al que veremos regresar definitivamente a España.