La producción de "Supervivientes 2015" decidió en el último debate apartar de la convivencia al concursante Nacho Vidal por la agresividad que demostró hacia alguno de sus compañeros. La audiencia sabe esta decisión y todo el público pudo ver que Nacho Vidal abandonó la isla, pero lo que no han explicado es ¿dónde está el actor porno?

Así pudimos saber por Telecinco que Nacho no está en ningún otro Cayo como el público esperaba. Los seguidores del programa esperaban ver a Nacho en Isla Destierro o cerca del Cayo donde esta el Palafito pero lamentablemente nada más lejos de la realidad.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

La producción de "Supervivientes" decidió que Nacho no podía seguir conviviendo con sus compañeros y en estado de "robinson" por lo cual fue llevado al hotel donde se hospedan el equipo, cámaras, sonidistas, coaches, y asesores pero por el momento se encuentra en una habitación aislada. Según parece los "coaches" de esta edición consideran que no está en condiciones de seguir en el concurso por ello están evaluando la posibilidad de una expulsión definitiva.

Nacho lleva dos semanas siendo agresivo con sus compañeros, desde el comienzo del concurso Suhaila había sido el objetivo del concursante, a la cual no dejaba ni un segundo, siempre la estaba provocando para pelearse con ella. La concursante se había quejado de este comportamiento del actor pero nadie le hizo caso. Todo cambió cuando los grupos se unificaron en Playa Uva y Nacho formó parte del grupo de los chicos. Suhaila se apartó y Nacho comenzó a pelearse con los que hasta ahora habían sido sus amigos.

El comportamiento de Vidal ha sido tan agresivo que la producción decidió apartarlo porque en más de una ocasión estuvieron a punto de llegar a las manos, sino llegaron a tanto es porque sus compañeros se mantuvieron dentro de lo que cabe tranquilos.

Todo hace suponer que a Nacho Vidal le ha sido demasiado la experiencia y no es capaz de continuar por ello ha tenido ese comportamiento con sus compañeros, recordemos que el último enfrentamiento fue nada más ni nada menos que por una lata de remolacha.