La inesperada expulsión de los dos desconocidos en el último programa, una vez se reveló que los perdedores de la prueba se enfrentaban al sobre con la tarjeta roja, supuso todo un 'shock' para la audiencia de Pekin Express 2015: La ruta de los mil templos.

Tal fue el momento vivido en las redes sociales y en la misma producción del programa, al tratarse de Aitor y Rosario, la pareja más querida por la audiencia a tenor de lo revelado por parte de la misma en la red de redes, que el segundo capítulo del Reality de A3Media acabó con un interrogante en relación a su futuro.

La conductora del programa, Cristina Pedroche, indicó a los dos expulsados que, a veces, en Pekín Express no es todo lo que parece, y que finalmente serían sus compañeros los que tendrían la última palabra en relación a si pueden o no continuar la carrera en busca de la meta final en Hong Kong.

Eso es precisamente a lo que hoy nos enfrentaremos en el tercer programa en el que conoceremos en los primeros minutos si el vasco y la gaditana siguen o no el recorrido junto al resto de parejas de este concurso grabado en distintas zonas del sudeste asiático.

 Atravesando Birmania, las parejas de Pekín Express deberán, un programa más, de convencer a los birmanos que se vayan encontrando a su paso para que estos les acerquen en la medida de los posible a los puntos indicados por la presentadora del programa previamente.

Con una hora límite para finalizar cada una de las etapas que suelen tener una duración de día y medio o dos días, varias de estas parejas deberán enfrentarse, además, a la obligación de encontrar un techo una vez comience a anochecer antes de retomar la marcha en busca de la posición marcada en el mapa en la que Cristina Pedroche estará aguardando con el libro de firmas.

Previamente a esta odisea, todos los concursantes deberán disputar la prueba de inmunidad para conocer quiénes son los supervivientes al camino que, pase lo que pase, no puedan emprender el camino de vuelta a España tras este programa.

Vídeos destacados del día

El sobre espera a los últimos.